8 de marzo de 2002

El Gobierno de La Rioja ha concedido a Desarrollo Comercial Urbano de Logroño, S.A. licencia para explotar el Centro Comercial "Berceo", que se ubicará en el sector Río Lomo de Logroño y tendrá una superficie edificada de 58.570 metros cuadrados y una superficie comercial de 41.570 metros cuadrados, de los que 10.500 corresponderán a un hipermercado de la sociedad cooperativa Eroski.

El resto de la superficie se dividirá en dos zonas: Galería comercial (24.600 metros cuadrados), con pequeñas y medianas tiendas dedicadas al equipamiento de la persona (12.800 metros cuadrados) y el hogar (3.495 metros cuadrados), a la alimentación especializada y droguería cotidiana (1.010 metros cuadrados), a otros equipos y productos (5.825 metros cuadrados) y a servicios (1.540 metros cuadrados); y ocio (6.470 metros cuadrados). En esta zona se ubicarán unos cines (3.620 metros cuadrados) y actividades de restauración (2.170 metros cuadrados).

La entidad promotora prevé invertir en la construcción del Centro Comercial casi 78,9 millones de euros (13.140 millones de pesetas) y generar 1.265 nuevos empleos directos entre el hipermercado, las medianas y pequeñas superficies comerciales y de ocio, y el personal de administración y servicios generales. A estos puestos habría que añadir otros empleos indirectos ligados a la construcción de las instalaciones y a actividades de abastecimiento y logística derivadas del funcionamiento del nuevo centro, que la empresa cifra en unas 2.265 personas. El plazo previsto de ejecución de las obras es de 22 meses, contados a partir de la concesión de la licencia comercial.

La Consejería de Hacienda y Economía ha basado su autorización en la "existencia o no de un equipamiento comercial adecuado en la zona afectada por el nuevo emplazamiento y los efectos que éste pudiera ejercer sobre la estructura comercial de aquella", como indica la Ley 7/1996 de Ordenación del Comercio Minorista. También ha tenido en cuenta la referencia que realiza la Ley para valorar dicho efecto: "la mejora que para la libre competencia suponga la apertura de un nuevo gran establecimiento en la zona, así como los efectos negativos que aquella pudiera representar para el pequeño comercio existente".

Para ello, se redactó un informe de impacto comercial en el cual se tuvo en cuenta, no sólo el proyecto presentado por Desarrollo Comercial Urbano de Logroño, S.A, sino el ya autorizado proyecto de Rioja Park, para la ampliación de Alcampo.

Este informe señala que, a pesar del impacto del Centro "Berceo", el sector comercial mantendría unos rendimientos superiores a las medias nacionales en el caso de los productos cotidianos. Además, considera que el grado de atracción del comercio logroñés es elevado y todavía podría aumentar con el nuevo centro casi en un 3% el gasto comercial total en la zona de Logroño y su área de influencia. Esta circunstancia compensaría la minoración del rendimiento de los comercios destinados a productos ocasionales, para los que el informe planteaba una reducción de superficie de venta sobre el proyecto inicial.

Por ello, la galería comercial aprobada finalmente contempla una disminución de superficie, sobre la propuesta inicial, de 1.200 metros cuadrados. Esta modificación ha consistido básicamente en una reducción del espacio de venta de productos ocasionales y en una ampliación de las zonas de ocio y servicios.

Por otro lado, el Tribunal de Defensa de la Competencia emitió un dictamen favorable sobre el Hipermercado Eroski incluido en el proyecto de Centro Comercial porque considera que este nuevo establecimiento, "puede generar efectos positivos sobre la competencia en el mercado al posibilitar el aumento de la oferta, de la gama de productos, de la capacidad de elección de los consumidores y de la oferta de nuevos servicios como estrategia competitiva o alternativa a la disminución de precios".

El proceso de tramitación del expediente ha incluido un amplio periodo consultivo, en el que se ha solicitado informe a otras instituciones y organismos relacionadas con el proyecto como el Ayuntamiento de Logroño, la Federación de Empresarios de La Rioja, la Cámara de Comercio, las Asociaciones de Consumidores y los sindicatos de trabajadores con representación en el sector.

Con la construcción de este nuevo centro comercial, Logroño contaría con dos hipermercados y se acercaría a la oferta de otras capitales de provincia con similar tamaño de población.