25 de febrero de 2005

El Gobierno de La Rioja ha autorizado a la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja (Ader) la contratación de las obras de construcción del Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja en Arnedo, que supondrá un gasto de 3.353.916,50 euros y se financiará en dos anualidades (2005-2006) al 50%. Además, el Gobierno ha aceptado la cesión gratuita por parte del Ayuntamiento de Arnedo de la parcela en la que se ubicará el centro.

El objetivo de este proyecto, que tiene un plazo de ejecución de 16 meses y cuya contratación se realizará a través de un concurso, es favorecer la innovación y el desarrollo tecnológico de las empresas del sector, que dispondrán de una infraestructura básica para afrontar el futuro del calzado para toda la región.

Este centro pretende ofrecer todos los servicios necesarios para favorecer la innovación y el desarrollo tecnológico de las empresas del sector así como fomentar la formación, la calidad, el diseño y todo aquello que suponga un fortalecimiento de la capacidad competitiva de las firmas riojanas tanto en los mercados nacionales como internacionales.

El centro cubrirá, en primer lugar, la imperiosa necesidad de disponer de un laboratorio de ensayos que preste un servicio ágil, que permita realizar los análisis de las materias primas y productos finales, ya que de ello depende en gran medida la capacidad de reacción y el volumen de ventas. El servicio de ensayos y analíticas, que ofrece actualmente INESCOP, se verá reforzado notablemente para atender las crecientes demandas de las empresas tanto en número como en rapidez de respuesta, debido al incremento de la competencia nacional e internacional.

El Gobierno regional, a través de la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja y de acuerdo con las asociaciones AICCOR e INESCOP, planteó en el año 2003 la necesidad de crear un Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja que, ubicado en Arnedo, sirviera como sede neurálgica y de referencia del sector en la Comunidad Autónoma de La Rioja.

Características del centro

El arquitecto Luis Rojo de Castro ganó el concurso de redacción del anteproyecto del centro y también fue el encargado de elaborar el proyecto. Rojo de Castro, un arquitecto de reconocido prestigio que compagina el ejercicio de la profesión con la investigación académica y la docencia, fue formado por el maestro Rafael Moneo.

El centro ocupará una parcela de 2.286 metros cuadrados, con una edificabilidad de 1.766 metros cuadrados, y se distribuirá en dos plantas y un sótano. El sótano, con una superficie útil de 407 metros cuadrados, estará reservado para archivos/almacenes, un almacén de fungibles, aseos, una sala para los aparatos de climatización y otra para diversas instalaciones.

En la planta baja, con una superficie útil de 990 metros cuadrados, se ubicará el área de laboratorio, que dispondrá de dos laboratorios, una sala de preparación de muestras en espera y dos almacenes; el área de formación/innovación, que dispondrá de cuatro salas y un taller de tecnología, y el área de servicios generales, formado por un salón de actos para 198 personas, el vestíbulo principal y la recepción.

La primera planta, con una superficie útil de 571 metros cuadrados, también divide sus espacios en función de las diferentes áreas del centro: El Área de Laboratorio contará con un vestíbulo, recepción, un despacho, una sala de visitas, sala de reuniones/biblioteca y sala de climatizadores; el área de Formación/innovación tendrá una biblioteca de 72 metros cuadrados; y en el área de Servicios Generales se situarán siete despachos, una sala de juntas, dos salas de reuniones, una zona de uso común administrativo y un vestíbulo.

Situado en el polígono industrial El Raposal, el Centro Tecnológico del Calzado tendrá una ubicación física y simbólica evidente. El edificio está concebido como una nave porosa y permeable, con una arquitectura sobria y emblemática al exterior, propia de una institución que ha de servir al conjunto de empresas del polígono. En suma, una arquitectura capaz de definir un recinto protegido pero accesible física y visualmente, y en cuyo interior se combinan la transparencia y el paisajismo con las áreas técnicas de oficinas, talleres y laboratorios.