19 de julio de 2002

El Gobierno de La Rioja ha aprobado hoy el Proyecto de Ley de la Administración Local de La Rioja, que será la norma de referencia para todas las entidades locales riojanas y el marco jurídico en el que se desarrollará la segunda descentralización.

El Proyecto de Ley consta de 249 artículos, distribuidos en 10 Títulos: Disposiciones Generales, El municipio, Las demás entidades locales, De la transferencia y delegación de competencias de la Comunidad Autónoma de La Rioja a las entidades locales y de la encomienda de gestión, De las relaciones interadministrativas, De las haciendas locales, Disposiciones comunes a las entidades locales, Bienes de las entidades locales, Actividades, obras, servicios y contratación, y Del personal al servicio de las entidades locales.

En el procedimiento de elaboración de este texto destaca la alta participación de todos los sectores afectados por la misma. El 29 de marzo de 2001 se hizo público el primer borrador del anteproyecto de Ley de la Administración Local de La Rioja, cuyos principios fundamentales se habían anunciado ya el 14 de diciembre de 2000 en unas jornadas organizadas por la Federación Riojana de Munipios. Desde entonces, son muchos los informes técnicos, alegaciones de ayuntamientos, jornadas y foros de debate, que han ido conformando el texto definivo.

El 22 de junio y el 18 y 19 de octubre de 2001 se celebraron unas jornadas con representantes municipales que sirvieron para conocer las inquietudes y aportaciones de nuestros alcaldes y para integrar en la futura Ley las soluciones oportunas a los problemas planteados.

El anteproyecto se ha expuesto públicamente desde marzo de 2001 en la página web del Gobierno de La Rioja y entre las alegaciones recibidas, cabe destacar las efectuadas por los municipios de Calahorra, Haro, Arnedo, Santo Domingo, Cervera del Río Alhama, Alfaro, Torrecilla en Cameros, la Federación Riojana de Municipios y los dictámenes del Consejo Económico y Social y el Consejo Consultivo. Prácticamente todas las sugerencias realizadas por estos organismos han sido atendidas e incorporadas al texto, con la finalidad de dotar a nuestra Comunidad de una norma ampliamente consensuada.

Notas más características del texto

El objetivo en la redacción de esta norma ha sido que se ajustase a las características de la Administración Local riojana. La Rioja es una Comunidad uniprovincial de reducida extensión territorial, integrada por 174 municipios y dos entidades locales menores, donde un 80% de los municipios tiene menos de 1000 habitantes. Sólo tres municipios riojanos superan la cifra de los 10.000 habitantes y en la capital reside el 50% de la población. Esta realidad se refleja en la nueva norma, que mejora y ordena la situación administrativa de dichas entidades locales, sus competencias y relaciones.

El respeto a la autonomía local es un principio rector del texto aprobado. El municipio se articula como la pieza básica de la organización territorial, y no sólo como una instancia representativa y cauce de la participación de los vecinos en el Gobierno y la Administración, sino también como una Administración prestadora de servicios a los ciudadanos que lo integran. Por este motivo, uno de los objetivos del proyecto de Ley es potenciar competencialmente, financieramente y políticamente a los municipios riojanos.

El proyecto de Ley limita la creación de nuevos municipios a los que tengan más de 500 habitantes y contempla la novedosa figura de los programas de reorganización territorial para paliar las consecuencias del despoblamiento rural.

Se regulan de forma más detallada las fórmulas de gobierno directo, como la del Concejo abierto y se preven otros regímenes especiales municipales como los municipios monumentales, los municipios con núcleos de población diferenciados, cabeceras de comarca y el régimen de capitalidad para la ciudad de Logroño (se reconoce la realidad metropolitana del municipio de Logroño y los municipios de su entorno). Asímismo, establece la posibilidad de constituir Juntas de vecinos como órganos de participación y gestión de núcleos de población separados de la capital del municipio.

El texto no ignora la limitación de recursos en la capacidad de gestión de una buena parte de nuestros municipios y por ello se apuesta abiertamente por el asociacionismo municipal voluntario, mediante las mancomunidades de municipios y los consorcios, figuras que han demostrado con creces su funcionalidad (en concreto, en La Rioja existen ejemplos muy fructíferos de colaboración: el Consorcio de aguas y resíduos, y el Consorcio de extinción de incendios, salvamento y protección civil, entre otros).

Además, se crea el Fondo de Cooperación Local, instrumento de cooperación económica con las entidades locales y mecanismo para garantizar la suficiencia financiera de las mismas.

Se constituye también el Consejo Riojano de Cooperación Local, órgano permanente de colaboración y cooperación entre la Administración autonómica y las entidades locales riojanas, con representación paritaria de la Comunidad Autónoma y las entidades locales. Sus funciones son proponer criterios para la distribución del Fondo de Cooperación Local, velar por la suficiencia financiera de las entes locales, intervenir en la transferencia de competencias e informar sobre las necesidades de los municipios riojanos

.

Segunda descentralización

Por lo que respecta a la segunda descentralización, el texto establece el marco jurídico en el que ésta se instrumentalizará. Desde el primer momento en el que empezó a elaborarse el proyecto de Ley, se ha pretendido profundizar en el proceso descentralizador a favor de las entidades locales. En concreto, en fortalecer competencial, financiera y políticamente a nuestros municipios, para hacer realidad el principio de proximidad o subsidiariedad (que los servicios se presten a los ciudadanos por aquella administración que les es más próxima) de la Carta Europea de Autonomía Local y que inspira el texto aprobado hoy.

El Gobierno de La Rioja entiende que esta segunda descentralización no debe realizarse exclusivamente a favor de los grandes municipios, únicos entes locales que tienen capacidad de gestión. Por esta razón, y conscientes de las dificultades que tienen muchos municipios riojanos para asumir la gestión de nuevos servicios, en el proyecto de Ley se apuesta por las mancomunidades de interés autonómico, como espacios de solidaridad territorial capaces de materializar este proceso descentralizador en supuestos de pequeños municipios.

El proyecto de Ley configura la segunda descentralización o Pacto Local como una "descentralización a la carta" para los municipios riojanos. Serán éstos los que decidan, dentro del ámbito de la futura Ley, cuáles son los servicios que quieren prestar a los ciudadanos. A partir de ahí, los entes locales interesados y el Gobierno de La Rioja, negociarán los términos de la transferencia, delegación o encomienda de gestión, garantizando, en todo caso, los recursos económicos necesarios para prestar los servicios.

Las competencias que podrían ser objeto de descentralización son la ordenación del territorio, urbanismo y vivienda, protección del medio ambiente, acción social, juventud, educación, cultura y deportes, promoción del turismo, artesanía, empleo, ferias y mercados, protección de los consumidores y patrimonio histórico-artístico.

Por último, el proyecto de Ley prevé la aprobación por el Parlamento de la Demarcación Territorial de La Rioja. Esta Demarcación se articula como instrumento básico para la correcta ordenación territorial de La Rioja y que consiste en distribuir el territorio de la Comunidad Autónoma de La Rioja en áreas formadas por un conjunto de municipios colindantes, que tengan entre sí cohesión geográfica, histórica, económica y funcional.