26 de enero de 2007

El Gobierno de La Rioja ha aprobado el Decreto que regula la organización y funcionamiento de los Puntos de Encuentro Familiar que desarrollen sus actividades en nuestra comunidad.

Las disposiciones previstas en el Decreto determinan el marco normativo básico al que deben adaptarse los Puntos de Encuentro Familiar en La Rioja con el fin de establecer unas garantías mínimas de calidad en la prestación del servicio.

El Decreto fija el concepto de Punto de Encuentro Familiar, sus principios básicos de actuación y sus objetivos. En el mismo se identifica la forma de acceder a los Puntos de Encuentro Familiar, se clasifican los diferentes tipos de actuación, su sistema de intervención, su funcionamiento, estructura y organización, y los derechos y deberes de los usuarios.

El Punto de Encuentro Familiar se define como un servicio especializado de intervención temporal que favorece el derecho fundamental del menor a mantener la relación con ambos progenitores y otros parientes, estableciendo los vínculos necesarios para su buen desarrollo físico, afectivo y emocional, a la vez que se prepara a los progenitores para que en un futuro puedan relacionarse con sus hijos con plena autonomía.

El Punto de Encuentro Familiar es un espacio neutral idóneo para el normal desarrollo del régimen de visitas en situaciones de interrupción o ruptura familiar, que favorece el ejercicio del derecho fundamental del menor a mantener la relación con ambos progenitores y/o parientes o allegados autorizados.

Una de las principales novedades del Decreto es que establece la posibilidad de que las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales puedan gestionar los puntos de encuentro en su ámbito territorial.

Respecto a las derivaciones de los casos a los Puntos de Encuentro Familiar el Decreto recoge expresamente que el acceso se realizará siempre por derivación de la autoridad judicial mediante pronunciamiento judicial.

El Decreto recoge también las formas de actuación que se llevarán a cabo en el Punto de Encuentro Familiar y que se establecerán en la sentencia judicial. Las formas de actuación que se establecen son: visitas tuteladas, visitas en el centro sin supervisión, acompañamientos en salida, intercambios, y además intervenciones específicas de orientación psicosocial del menor y las familias.

Uno de los capítulos regula las normas de funcionamiento del centro, destacando una intervención específica en aquellos casos en los que exista violencia familiar y el juez haya dictado una orden de protección.

El Gobierno de La Rioja puso en marcha el Punto de Encuentro Familiar en octubre de 2002. Desde entonces se ha intervenido en un total de 194 casos con atención a 274 menores.

En el año 2006, y como un proyecto complementario al Punto de Encuentro Familiar, se puso en marcha la Escuela de Padres, un servicio destinado a padres que, estando en situación de separación, divorcio, nulidad o similar, necesiten aprender pautas de actuación, reflexionar sobre su forma de actuar como padres o precisen apoyo para superar las crisis que provocan las separaciones y así poder retomar la relación con los hijos ante la nueva situación. Desde su puesta en marcha han participado 27 padres en esta iniciativa.