27 de mayo de 2005

El Gobierno de La Rioja ha aprobado hoy el Decreto por el que se regula el Registro de Explotaciones Ganaderas y se establecen el procedimiento y los requisitos necesarios para la inscripción en el mismo. La creación de este Registro obedece a la necesidad de contar con un instrumento que incorpore la máxima información posible sobre los titulares, instalaciones, localización, medios de producción, responsables sanitarios y animales albergados en las explotaciones ganaderas.

Hasta ahora, la legislación que se aplicaba era una Orden de la Consejería de Agricultura de 1989 sobre registros de explotaciones ganaderas, que ha quedado obsoleta, y la Ley 8/2003, de Sanidad Animal, que establece que todas las explotaciones de animales deben estar registradas en la Comunidad Autónoma en la que radiquen. Con este Decreto se pretende disponer de más información sobre cada explotación y establecer un procedimiento administrativo hasta ahora inexistente.

Así, el Decreto establece la necesidad de que queden registradas todas las explotaciones ganaderas de La Rioja de las siguientes especies: bóvidos (vacuno), porcino (cerdo), ovino, caprino, équidos (caballar, asnal, mular), aves de corral (gallinas, pavos, pintadas, patos, ocas, codornices, palomas, faisanes, perdices, aves corredoras -ratites-), cunicultura (conejos, liebres), apicultura, especies peleteras (visón, nutria y chinchilla), acuicultura continental, especies cinegéticas de caza mayor criadas como animales de producción (ciervos, corzos, jabalíes, gamos) y otras especies de producción. No están incluidos, por consiguiente, los animales de compañía ni la fauna silvestre.

Por explotación ganadera se entiende cualquier instalación, construcción o ubicación donde se críen, manipulen o tengan animales, con o sin fines lucrativos. Así, se incluyen los mataderos y otros lugares en que se realice el sacrificio de animales, los centros en los que se lleven a cabo espectáculos taurinos, las instalaciones de los operadores comerciales y los centros de concentración.

La inscripción en el Registro será obligatoria para todas y cada una de las especies animales que formen la explotación, con independencia del número de animales albergados.

Las solicitudes para la inscripción de una explotación en el Registro deberán presentarse en las Oficinas Comarcales Agrarias de la Consejería de Agricultura y Desarrollo Económico. Tras el preceptivo informe de los Servicios Veterinarios, será el Director General del Instituto de Calidad de La Rioja quien dictará la consiguiente resolución y la notificará al interesado. A cada titular le será comunicado un código de identificación, que será único para su explotación.

El titular de una explotación deberá comunicar cualquier cambio que suponga una modificación de los datos consignados en el Registro. Además, los datos sobre los censos de las explotaciones se comunicarán al Servicio de Ganadería del Instituto de Calidad de La Rioja al menos una vez al año. Asimismo, se comunicarán a los Servicios Veterinarios Oficiales las entradas y salidas de animales hacia o desde la explotación. Los titulares estarán obligados al cumplimiento de la normativa vigente en materia de identificación animal, al igual que la relativa a la sanidad animal y a la protección de los animales.

Por último, los Servicios Veterinarios Oficiales adscritos al Servicio de Ganadería llevarán a cabo los controles necesarios, administrativos y sobre el terreno, para garantizar el cumplimiento de este Decreto.