23 de diciembre de 2005

El Gobierno de La Rioja, en su reunión de hoy, ha aprobado el Decreto del deporte riojano de alto rendimiento. Esta norma, que desarrolla la Ley 8/95, de 26 de marzo del Deporte, regula el acceso a la condición de deportistas, técnicos o entrenadores y jueces o árbitros de alto rendimiento; los criterios para la elaboración de las listas anuales y los beneficios de las declaración como tales.

El texto de este decreto, elaborado por la Dirección General de Deporte con la colaboración de algunos de los deportistas riojanos más relevantes y de las federaciones autonómicas, se ha elevado hoy al Consejo de Gobierno para su aprobación definitiva.

Este decreto se estructura en dos capítulos, que engloban 19 artículos y siete disposiciones.

El Capítulo I, por una parte, desarrolla el concepto de deportista, entrenador y juez de alto rendimiento, establece la incompatibilidad con la condición de deportista de alto nivel y regula el procedimiento de calificación. Además, establece los deportistas con discapacidades que podrán ser incluidos en las listas anuales.

El capítulo inicial, por otra parte, prevé una serie de medidas para incentivar y promover el esfuerzo y la dedicación de los deportistas durante su carrera, así como cuando finalice. En este sentido, se abordan materias como la concesión de becas y ayudas económicas, la inclusión en los programas técnicos deportivos específicos de nivel superior elaborados por los centros regionales de tecnificación deportiva o el servicio de control médico y la tutela sanitaria que dispensará el centro regional de apoyo al deportista

Asimismo, la consideración de la calificación de Deportista Riojano de Alto Rendimiento será evaluable en la valoración de méritos específicos para el acceso a puestos de trabajo de la Administración autonómica relacionados con el deporte y la actividad física. Además de los que puedan derivarse de convenios que suscriba la Comunidad Autónoma de La Rioja con entidades de carácter público o privado para su integración laboral y otros que la Administración riojana pueda desarrollar y que permitan compatibilizar los estudios universitarios del deportista con su preparación o actividad deportiva. Se reservará un 3% de plazas en la Universidad de La Rioja.

Los deportistas de alto rendimiento quedaran exentos de las pruebas de acceso de carácter específico para las enseñanzas conducentes a la obtención de titulaciones de técnicos deportivos.

El Capítulo II, por último, regula la composición, funciones y régimen de funcionamiento de la Comisión Deportiva de Alto Rendimiento, adscrita a la Dirección General de Deporte, que evaluará las solicitudes y propondrá las inclusiones.

Este Decreto supone el reconocimiento al esfuerzo y el sacrificio que conlleva la dedicación al deporte.