29 de septiembre de 2000

El Gobierno de La Rioja ha aprobado en su reunión de hoy el Plan Director de Residuos de la Comunidad Autónoma de La Rioja 2000-2006, que recoge la estrategia de gestión de los residuos generados en el ámbito regional teniendo en cuenta la situación actual, las normas vigentes y las mejores tecnologías disponibles, así como los medios de gestión y financiación necesarios para llevar a cabo los programas y actuaciones recogidas en el plan. Estas actuaciones suponen una inversión de entre 10.500 y 11.500 millones de pesetas.

La prioridades ambientales de este Plan son, en primer término, la prevención o reducción de los residuos en origen; en segundo lugar, las opciones de recogida selectiva, reutilización, recuperación, reciclado y otras formas de valorización energética y, en último termino, como alternativa menos deseable, la eliminación, que deberá realizarse de manera controlada en un vertedero adaptado a la nueva normativa. El Plan Director se ha redactado atendiendo sobre todo a ese principio de prevención, pero también a la necesidad de mejorar y proteger los recursos disponibles, cumplir la normativa vigente y previsible en materia de residuos -tanto de índole autonómica, como nacional y comunitaria-, y gestionar correctamente la imparable generación de desechos.

El documento aprobado hoy se estructura en cuatro grandes secciones de información: el marco normativo, la situación de partida en La Rioja, la estrategia de actuación y el marco económico-financiero.

Respecto al marco normativo, el Plan incorpora las directrices, prioridades y criterios establecidos por la Unión Europea. Contempla el cumplimiento de las normativas actuales en esta materia, en concreto, la Ley 11/1997 de Residuos de Envases, la Ley 10/1998 de Residuos y la Directiva 99/31 de la CE de Vertidos de Residuos. Finalmente se adapta a las directrices de gestión definidas por el Plan Nacional de Residuos Urbanos (2000-2006), así como a los borradores de Planes Nacionales para otras categorías de residuos.

Los objetivos básicos nacionales contemplados en el Plan aprobado hoy para La Rioja son reducir la cantidad y peligrosidad de los residuos; aumentar la reutilización, el reciclaje y la valorización de los mismos; adaptar, antes del 31 de diciembre del 2005, las infraestructuras existentes a la legislación actual y la previsible a corto plazo, y valorar la materia orgánica contenida en los residuos (compost, biometanización, otras formas de energía).

Asimismo, son objetivos nacionales crear una red de infraestructuras para la gestión de los residuos; limitar el vertido final; recuperar y restaurar los espacios los espacios degradados por vertidos incontrolados, e implantar la recogida selectiva en todos los núcleos con más de 1.000 habitantes antes del 31 de diciembre de 2006

Antes de concretar las actuaciones y programas, el Plan Director realiza un diagnóstico actual de La Rioja, donde se reflejan todos los tipos de residuos objeto de este plan clasificados en cuatro grandes grupos (urbanos, industriales, agropecuarios y hospitalarios), así como la cantidad generada actualmente y la producción estimada en el futuro, la gestión actual de los residuos y la situación de los suelos contaminados y de las infraestructuras de gestión existentes (contenedores, estaciones de transferencia, vertederos...).

El tercer capítulo recoge la estrategia de actuación, que comprende los siguientes programas: de prevención, de gestión de residuos y suelos contaminados, de inspección y control, de gestión de la información, de investigación y desarrollo, de formación y empleo, de comunicación y de seguimiento y revisión del Plan.

De entre todos ellos destaca el programa de gestión adecuada de residuos y suelos contaminados, al que se destina la mayor parte del presupuesto previsto, y más concretamente el de gestión de residuos urbanos, cuyas actuaciones suponen, prácticamente, la mitad del presupuesto destinado a infraestructuras de gestión, que oscilará entre 9.500 o 10.500 millones de pesetas en función de la alternativa de tratamiento de materia orgánica (de compostaje o de biometanización) que se implante.

Lo más característico del Plan Director es que cerrará el ciclo de gestión de los residuos urbanos con las siguientes actuaciones: la implantación del contenedor amarillo en toda La Rioja para la recogida selectiva de envases; la construcción de una planta de tratamiento de la materia orgánica derivada de los residuos urbanos -una alternativa de tratamiento valorada en unos 4.000 millones de pesetas- y la construcción de una planta de clasificación de envases (400 millones de pesetas).

Asimismo, con este programa de residuos se iniciará la recuperación de los suelos contaminados y se dotará a La Rioja de las infraestructuras necesarias para gestionar los residuos industriales, que consistirán básicamente en plantas de transferencia para el envío de los residuos a plantas de tratamiento ubicadas en otras comunidades autónomas, con el fin de optimizar los costes de trasporte y tratamiento, y reducir, de esta forma, los costes que soporta el productor del residuo.

Finalmente, el programa de inversiones contempla las actuaciones recogidas en el Plan Director dentro de un marco económico financiero que permitirá su puesta en práctica en el periodo 2000-2006. La fuente de financiación será tanto pública -a través del Gobierno de La Rioja y de la Comunidad Europea-, como privada. La financiación privada completará las aportaciones para infraestructuras de gestión de residuos industriales fundamentalmente.

La financiación del Plan también se realizará por medio de las correspondientes tarifas por contaminación. De la misma manera, se ha contado con los ingresos por la venta de materiales recuperados y de energía eléctrica generada en la parte imputable a los residuos urbanos.