29 de noviembre de 2002

El Gobierno de La Rioja ha aprobado, en su reunión de esta mañana, el texto del convenio de colaboración que firmarán el Ministerio de Economía, la Consejería de Turismo y Medio Ambiente del Gobierno de La Rioja y la Mancomunidad de Desarrollo Turístico de los municipios de Ábalos, Briñas, Briones y San Vicente, para desarrollar el Plan de Dinamización Turística de la Sonsierra Riojana, el tercero de estas características que se pone en marcha en la Comunidad Autónoma.

Para desarrollar el Plan, cuya duración será de cuatro años, se ha aprobado una inversión de 1.620.000 euros, una cantidad que incrementa la dotación de los planes anteriores, el del Alto Cidados y del Alto Iregua, que contaron con un presupuesto de de 1.081.821 euros y de 1.352.277 euros respectivamente. Cada una de las Administraciones implicadas contribuirá económicamente al desarrollo del plan con 540.000 euros plurianualizados hasta 2004.

El Plan de Dinamización Turística de la Sonsierra pretende ser, ante todo, un modelo de turismo sostenible. Está encaminado a aumentar la calidad y la profesionalidad de los servicios turísticos de su área de influencia; mejorar el medio natural y urbano de los municipios implicados; incrementar los espacios de uso público; crear nuevos productos y promocionar los existentes; fortalecer el tejido empresarial; crear órganos de cooperación para gestionar el turismo de la zona e integrar el destino en redes que agrupen a otros con ofertas similares.

Este tipo de proyectos, promovidos por la Secretaría General de Turismo, se enmarca en el Plan Integral de Calidad Turística Española (PICTE) aprobado para el periodo 2000-2006, cuyo fin es mejorar la calidad del sector turístico español mediante la cooperación entre los agentes públicos y privados.

En este caso concreto del Plan de la Sonsierra, el Ministerio de Economía se compromete -tal y como recoge el convenio- a considerar prioritarios los proyectos turísticos de los municipios que sintonicen con los objetivos del Plan de Dinamización Turística, y a implicar a otros departamentos de la Administración estatal a la hora de adoptar iniciativas o solucionar los problemas que les afecten en materia turística. La Consejería de Turismo y Medio Ambiente se compromete a considerar prioritarios los proyectos turísticos de dichos municipios.

Por su parte, la Mancomunidad velará por la calidad del medio ambiente urbano y natural; por que se cumpla la normativa urbanística y de ordenación territorial y por el crecimiento armónico de los núcleos turísticos y de su oferta de alojamientos. Asimismo, se encargará de fomentar la sensibilidad medioambiental y de difundir y promocionar la filosofía, los objetivos y las realizaciones del plan entre la población local y los agentes turíticos.

Como primera medida, y con el propósito de promocionarlo entre la población local y sus visitantes, se editarán folletos con información general del proyecto y se colocarán paneles en las cuatro localidades para identificarlas como "Destino Piloto de Dinamización Turística".

El texto del convenio establece también la creación de una Comisión de Seguimiento del Plan de Dinamización y de una Gerencia del Plan, dos órganos que se encargarán de gestionar y programar la ejecución de las obras y proyectos.