11 de febrero de 2008

La Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno de La Rioja comparte con la Confederación Hidrográfica del Ebro la preocupación por los efectos de la escasez de lluvias y respalda las medidas adoptadas esta mañana por la Comisión Permanente de Seguimiento de la Sequía del Ebro que, en el caso de La Rioja, afectan a las cuencas del Najerilla y del Iregua.

En la reunión de la Comisión Permanente de Seguimiento de la Sequía del Ebro, a la que ha asistido la Directora General del Agua, Rosa Oliván, se ha aprobado reducir los caudales de salida de los embalses de las cuencas del Najerilla y del Iregua, así como el cese de la actividad hidroeléctrica en ambas.

En concreto, en la cuenca del Najerilla, la reducción de caudales de salida de Mansilla ya se adoptó en el mes de enero y las salidas actuales de agua se mantendrán en torno a los 0,2 metros cúbicos por segundo.

En la cuenca del Iregua, se ajustan las salidas desde los embalses de González Lacasa y Pajares de los 0,6 metros cúbicos por segundo actuales a 0,3 metros cúbicos por segundo.

Con el volumen actual embalsado en las cuencas del Najerilla y del Iregua, está garantizada el agua de boca a la población aunque no se produzcan nuevas aportaciones.