20 de diciembre de 2011

21trufareserva

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente ha puesto en marcha, por tercer año consecutivo, una campaña para favorecer la comercialización y el consumo de trufas frescas procedentes de las truferas naturales de la Reserva de la Biosfera de los valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama.

La trufa de la Reserva de la Biosfera se puede adquirir en el Mercado de San Blas, la Plaza de Abastos de Logroño, en concreto, en los establecimientos de Frutas Pedro y La Casa del Pimentón y también en las carnicerías Mendoza. La campaña de producción de trufa de este año se prevé irregular y los meses de enero y febrero serán previsiblemente los de mayor producción.

La comercialización de este hongo es posible gracias al acuerdo alcanzado con los recolectores autorizados de la Reserva de la Biosfera y la Dirección General de Calidad Ambiental. Los precios varían a lo largo de la campaña, al igual que lo hace la calidad de los mismos. Cada sábado el precio es fijado por las lonjas del mercado francés, alcanzando por lo general los valores mínimos en enero y los más altos en Navidad y a final de temporada.Se trata además de una campaña informativa en la que se facilita un tríptico con las indicaciones sobre la limpieza, conservación y cocinado de la trufa. De este modo, se divulgan las características de un producto de calidad, con un coste razonable, en torno al cual se quiere desarrollar una cultura de consumo que contribuya al mismo tiempo a preservar y proteger las escasas truferas naturales que quedan en la sierra; y a desarrollar su potencial de cultivo en la Reserva de la Biosfera de los valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama.

Esta iniciativa forma parte del plan de actuaciones de la Reserva de la Biosfera, que tiene entre sus líneas más destacadas la promoción de las variedades más populares de este hongo, entre las que se encuentran la trufa negra (Tuber melanosporum), la trufa de verano (Tuber Aestivum) y la de otoño (Tuber Uncinatum) trufa.

Dado que el territorio de la Reserva de la Biosfera presenta unas condiciones muy favorables para el cultivo de la trufa, en los últimos años se han efectuado 14 plantaciones piloto de encinas micorrizadas en terrenos municipales y numerosas plantaciones particulares, que previsiblemente entraran en producción el año que viene.

Uno de los principales problemas que presenta este hongo en nuestro territorio es que las truferas naturales están siendo afectadas por el furtivismo, incluso aquellas que están acotadas. Desde la Dirección General de Calidad Ambiental se han llevado a cabo a lo largo del último año actuaciones de proteccion y recuperación de las que presentaban un estado más dañado.

Anualmente se viene celebrando con gran éxito de público la Feria de la Trufa, que ha cumplido ya su séptima edición.

Datos de producción de trufa

En la Reserva de la Biosfera existen actualmente unas 70 hectáreas dedicadas a la producción de trufa y más de 20 productores. Una de las apuestas para este año es impulsar la creación de una asociación de truficultores, que pueda realizar la comercialización controlada de este hongo bajo la marca La Rioja Reserva de la Biosfera, y permita competir en el mercado nacional.

La Reserva de la Biosfera de los Valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama está apostando por el cultivo y promoción de la trufa como opción económica rentable y sostenible para una zona de 116.669 hectáreas de superficie, que ocupa casi la cuarta parte de la región. Este espacio alberga un total de 40 municipios, con una población fija de 9.000 habitantes, y en julio de 2003 fue declarado por la UNESCO Reserva Mundial de la Biosfera por su homogeneidad geográfica, climática y paisajística de alto valor ambiental.