21 de febrero de 2007

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha dictado un auto que decreta la suspensión cautelar de cinco de los siete artículos del Decreto Foral vizcaíno 10/2006 que modificaba el Reglamento del Impuesto de Sociedades de Vizcaya, aprobado por Decreto 81/1997.

Los aspectos del Decreto 10/2006 que son objeto de suspensión versan en torno a cuestiones tales como la amortización de elementos patrimoniales del inmovilizado, la libertad de amortización, los criterios fiscales de imputación relativos a las amortizaciones, la deducción por inversiones en activos fijos nuevos, y la deducción por inversiones en la adquisición de valores de renta variable.

Este nuevo auto es, en esencia, una suspensión cautelar fundada en la reiteración ahora a nivel de Reglamento del Impuesto y con mínimos retoques , de una serie de disposiciones que el Tribunal Supremo declaró nulas de pleno derecho en la sentencia de 9 de diciembre de 2004.

La Comunidad Autónoma de La Rioja tiene impugnadas todas las disposiciones que las Instituciones Forales han dictado con posterioridad a la sentencia del Tribunal Supremo y que han pretendido acomodar, incorrectamente , la normativa foral del Impuesto de Sociedades al pronunciamiento judicial. En concreto, con respecto a Vizcaya, están recurridos la Norma Foral 7/2005 y el Decreto Foral Normativo 1/2005, modificadores ambos de la Norma Foral 3/2006, reguladora del Impuesto de Sociedades vizcaíno; así como el citado Decreto Foral 10/2006, que modifica el Reglamento del Impuesto de 1997.