21 de noviembre de 2007

La Consejería de Salud del Gobierno de La Rioja ha puesto en marcha un nuevo programa de salud bucodental dirigido a las embarazadas riojanas, con el objetivo de garantizar que este colectivo recibe todas las prestaciones preventivas de la asistencia dental básica.

El embarazo es una época especialmente vulnerable para la salud de los dientes de la mujer. En este sentido, Salud amplía las prestaciones que ofrece la Atención Primaria en La Rioja por la importancia que tiene que las embarazadas disfruten de una buena salud bucodental, dado que cualquier lesión o infección que la mujer presente podría repercutir en el buen curso de su embarazo.

Programa piloto en Cascajos

Este programa de promoción de la salud se ha iniciado, de momento, en el Centro de Salud de Cascajos, centro que para ello cuenta con un equipo de profesionales integrado por un odontólogo, una matrona, una higienista dental y una auxiliar de enfermería.

Inicialmente, unas 300 mujeres embarazadas al año se van a beneficiar del nuevo programa de salud bucodental implantado en el Centro de Salud de Cascajos, pero cuando el programa se extienda al resto de centros de salud de La Rioja, a lo largo del primer semestre de 2008, unas 3.000 mujeres (todas las gestantes de La Rioja) cada año recibirán esta prestación sanitaria.

Educación, exploraciones y limpieza bucal

Salud valorará estado dental (encías, mucosa oral y dientes) de las embarazas en la consulta de la matrona, en donde además se impartirá educación sanitaria para el fomento de hábitos higiénicos y nutricionales. El programa contempla, además, exploraciones preventivas y de diagnóstico por parte del odontólogo durante el primer trimestre de embarazo. Posteriormente, la mujer recibirá una limpieza bucal con aplicación de flúor tópico y enjuagues, entre otros tratamientos.

Más adelante, durante el tercer trimestre de gestación, la mujer volverá a ser de nuevo citada por el odontólogo, que le realizará otra exploración.

Las enfermedades bucodentales constituyen un auténtico problema de salud pública por su impacto físico, psicológico y social. En la mujer embarazada se suelen observar diferentes lesiones orales, la más frecuente la enfermedad periodontal (inflamación de las encías y sangrado de las mismas, entre otras).

Estas lesiones se ven favorecidas durante el embarazo, en primer lugar, por los cambios hormonales, ya que se puede observar un aumento de los niveles de progesterona (hormona con un efecto directo sobre el aporte sanguíneo de la encía), y por otro lado, por la dieta, debido a que se observa una mayor apetencia por los alimentos dulces, lo que unido a una posible alteración de los hábitos de higiene oral, puede aumentar la incidencia de caries.