5 de febrero de 2007

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, el Consejero de Salud, José Ignacio Nieto, el Gerente de la Fundación Rioja Salud, Javier Ureña, y la Presidenta de la Asociación Española contra el Cáncer en La Rioja, Divina López, han visitado hoy parte del equipamiento instalado ya en la Unidad de Radioterapia del nuevo Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR).

Por sus características, se trata de la primera unidad de este tipo ubicada en un centro hospitalario público. De esta forma, el CIBIR, gestionado por la Fundación Rioja Salud, incorpora tecnología de última generación que permitirá la realización de nuevas técnicas de terapia radiante contra el cáncer y localizar de forma más precisa y eficaz los tumores.

Salud ha invertido más de 5,5 millones de euros en equipamiento de alta tecnología para el tratamiento del cáncer, con el objetivo de acercar a los pacientes riojanos tratamientos oncológicos altamente complejos.

En concreto, el centro cuenta con:

- Dos aceleradores lineales de alta conformación y dosis con imagen guiada, ya instalados.

- Y el equipamiento necesario para realizar braquiterapia con alta tasa de dosis (HDR) y pulsada (PDR), permitiendo ubicar fuentes radioactivas encapsuladas en el interior o en las proximidades del tumor. La braquiterapia se instalará próximamente.

Los dos aceleradores, que sustituirán en abril a la bomba de cobalto que funciona actualmente en el Hospital de La Rioja, han sido completados con la adquisición de:

- Un simulador TAC

- Un sistema de planificación 3D.

Estos equipos permitirán una perfecta definición de la localización del tumor y reforzarán la precisión y eficacia del tratamiento.

Ventajas para el paciente: Mayor calidad de vida

Todo ello va a repercutir en un mayor control de la enfermedad, lo que a su vez, implica que disminuyan las posibilidades de que aparezcan metástasis y una mayor supervivencia global. También influye en la reducción de los efectos secundarios y en secuelas del tratamiento radioterápico. Es decir, proporciona una mejor calidad de vida.

Esta Unidad, que cuenta con una dotación tecnológica especializada, tendrá capacidad para aplicar tratamientos de máxima calidad a 1.000 pacientes cada año. Por primera vez, La Rioja podrá ofrecer a Comunidades vecinas la prestación de un tratamiento sanitario de alta tecnología.

Cuando se ponga en marcha esta tecnología se evitarán más de 200 desplazamientos anuales a centros de otras Comunidades. Actualmente, en la bomba de cobalto se trataron 323 pacientes el pasado año (lo que representa más de 9.000 sesiones/año).

La oncología radioterápica ocupa 1.823 m2 en la planta sótano del CIBIR. El espacio destinado a esta actividad está sujeto a la normativa que requiere este tipo de instalaciones y muestra un diseño de espacios y circulaciones orientados al paciente.

La situación estratégica del CIBIR, conectado tanto a nivel físico (permitiendo el acceso de pacientes encamados desde el nuevo Hospital San Pedro) como informático (con integración en la historia clínica electrónica del Sistema Público de Salud de La Rioja), beneficia aún más a estos pacientes, ya que el tratamiento de las enfermedades oncológicas requiere un enfoque multidisciplinar. En este sentido, se unificarán la práctica clínica, la investigación y la aplicación de la alta tecnología.