18 de marzo de 2011

El Consejero de Industria, Innovación y Empleo, Javier Erro, ha presentado esta mañana un proyecto innovador cooperativo del sector vitivinícola que busca mejorar la calidad de sus vinos mediante el desarrollo e implantación de las tecnologías convergentes Nanotecnología, Biotecnología y Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Las empresas riojanas que participan en este proyecto son Talleres Ruiz, Dolmar Innova y cinco bodegas cuya actividad principal se dirige a la elaboración del vino: Bodegas Beronia, Bodegas Dunviro Sdad. Coop., Bodegas Olarra, Bodegas Ontañón y Viñedos de Aldeanueva, S. Coop.

Esta iniciativa se enmarca dentro del ‘Plan Impulso y de expansión de la Nano/Bio/TIC en sectores tradicionales’, una iniciativa del Gobierno de La Rioja que proporciona a las empresas coordinación, búsqueda de colaboradores/socios y ayudas de la ADER para realizar proyectos relacionados con estas tecnologías NBIC, con mayores porcentajes de subvención que otro tipo de proyectos de I+D.

El objetivo es incrementar la base tecnológica de las empresas de sectores tradicionales e incrementar el número de empresas de base tecnológica en La Rioja con el fin de mejorar competitividad empresas riojanas y contribuir a evolucionar el modelo productivo riojano.

Este proyecto, que tiene una inversión de 5,2 millones de euros, está subvencionado por la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja (ADER) y el CDTI.

Implantación de las NBIC (Nano, Bio y TIC) en el sector vitivinícola
A través de este proyecto se está realizando una investigación exhaustiva a lo largo de toda la vida del vino -desde su elaboración hasta su consumo- de aquellos parámetros que influyen en su calidad, como el color y los aromas. Además, se están estudiando las metodologías y procedimientos, tanto en campo como en bodega, que incluyen en la rutina diaria la incorporación de sensores y sistemas de control de última generación que permiten elaboraciones dirigidas y aseguran una alta calidad para cada botella puesta en el mercado acorde al gusto del consumidor y adaptada a las exigencias del mercado.

En este sentido, el proyecto estudia cómo afrontar el cambio en las tendencias del mercado del vino a través del control de las fermentaciones, tratamientos en viñedo y posterior crianza mediante TIC’s. También analiza cómo las diferentes acciones que cada bodega participante produce sobre su uva/vino afecta a la calidad total del mismo.

Una de las principales innovaciones radica en la creación de una plataforma de control del proceso de elaboración que sirve de grupo de trabajo sobre la cual los diferentes enólogos pueden dar solución a sus problemas a través de un histórico basado en un control remoto que aporte datos de todas las elaboraciones así como una puesta en común de problemas puntuales para soluciones conjuntas que incrementen el conocimiento de bodegas y enólogos.

Para el desarrollo de esta iniciativa se están trabajando los siguientes aspectos:
- Aumento de la vida útil de los vinos: estudio de la evolución de la presencia de moléculas antioxidantes, desde el cultivo de las uvas en el campo, durante los procesos en bodega y hasta el embotellado del vino, para conocer las condiciones necesarias para poder alargar la vida útil de los vinos.

- Estabilidad cromática del vino: estudio de cómo afecta al color de los vinos Rioja el uso de diferentes técnicas como micro-oxigenación, delestage, elaboración de barrica, según la variedad de uva que se trate para cada una de las cuatro variedades autorizadas en la DOC Rioja.

- Control de la presencia de especies reductoras en vino que bajan la calidad del mismo: estudio de los parámetros que influyen en la aparición de compuestos sulfurados volátiles aunque estén en pequeñas concentraciones y su eliminación mediante el empleo de nanopartículas.

- Reducción de la presencia de especies no deseadas en vino: estudio de la presencia de toxinas en vinos para desarrollar una metodología que permita controlar los niveles de estas especies no deseadas ya que, aunque estén en pequeñas concentraciones, pueden impedir la exportación del vino a según que mercados que marcan barreras de entrada en función de los niveles de estas sustancias.

- Nuevos sistemas para una mayor eficacia en la elaboración: diseño de un depósito inteligente que permita variar las condiciones de proceso para la elaboración de "vinos a la carta", pudiendo predecir las características finales del vino.