21 de octubre de 2010

El Servicio Riojano de Empleo ha programado 23 acciones de formación profesional para el empleo, dirigidas a trabajadores en desempleo y ocupados para el periodo 2010-2011 en Haro. Estas acciones suponen unas 2.500 horas de formación, de las que se beneficiarán más de 300 trabajadores. Para ello destinará 270.000 euros. Para impartir esta formación, el SRE cuenta con la colaboración de entidades como la Federación de Empresarios, UGT, CCOO, USO o la Cámara de Comercio.

Esta formación se enmarca dentro del Programa de Formación Profesional para el Empleo 2010-2011 puesto en marcha por el Servicio Riojano de Empleo con el objetivo de incrementar las opciones laborales de los trabajadores y la competitividad de las empresas, mediante la promoción de la cualificación profesional.

Oferta formativa en Haro
En Haro, la formación se engloba en las siguientes áreas: comercio, servicios a las empresas, dependencia y hostelería y turismo, entre otras. En materia de comercio destacan cursos como aprovechamiento integral del tiempo, cómo traer clientes o inglés en gestión comercial. En materia de dependencia, se encuentran acciones formativas como atención psicológica a personas dependientes, animación social de personas dependientes o introducción al masaje terapéutico. En turismo destacarían cursos como el de elaboración de tapas y pinchos o el de inglés para hostelería y turismo.

Además, cabe resaltar la oferta formativa transversal como aplicaciones informáticas de gestión, informática básica, idiomas o nuevas tecnologías

Programa de Formación Profesional para el Empleo 2010-2011
El Servicio Riojano de Empleo tiene en marcha el Programa de Formación Profesional para el Empleo 2010-2011, que en total estará integrado por mil acciones formativas de carácter gratuito dirigidas a trabajadores desempleados y ocupados que se irán impartiendo en los próximos doce meses.

La oferta formativa ha sido diseñada con el objetivo de responder con eficacia a las necesidades del mercado de trabajo en un contexto condicionado por la crisis económica. El reto no sólo consiste en dotar a los trabajadores de una formación que les permita afrontar mejor la actual coyuntura económica, sino también y, sobre todo, posibilitar que salgan de la misma mejor preparados para optar o mantener un puesto de trabajo.

En esta línea, la oferta formativa apuesta por los certificados de profesionalidad, los programas de formación a medida y los planes de carácter sectorial. Todas las acciones contempladas en el programa de formación han sido estructuradas en función de sus destinatarios -trabajadores ocupados, trabajadores desempleados o trabajadores con necesidades especiales- y sus objetivos -intercambio en el ámbito de la I+D+i: proyectos piloto de carácter innovador que tienen por objeto optimizar programas y estrategias de formación profesional; o acciones de anticipación de tendencias como estudios orientados a la anticipación y la detección de nuevas tendencias y demandas en el mercado laboral.