5 de agosto de 2011

El presidente del Ejecutivo riojano, Pedro Sanz, ha destacado que el Gobierno de La Rioja tiene definida una hoja de ruta para la actual situación de crisis "que está cumpliendo fielmente". Esta hoja de ruta "busca controlar el déficit público y restaurar el equilibrio entre ingresos y gastos" e incluye las medidas de austeridad ya emprendidas por el Ejecutivo riojano, con la reducción de consejerías y altos cargos, así como con el ajuste de plantilla de la Administración General que ha supuesto la supresión de 55 plazas de interinos. Ambas han significado un ahorro total de casi 5 millones de euros.

En este sentido, Sanz ha querido subrayar que las políticas de austeridad no afectan en ningún caso a Educación, Salud y Servicios Sociales, en los que se ha buscado "mantener el mismo nivel con políticas de calidad". Y como ejemplo de ello ha señalado los datos hechos públicos recientemente por el director general de Coordinación de la Dependencia, Miguel Ángel García, que situaban a La Rioja como la comunidad autónoma, junto con Madrid y Cantabria, que "mejor gestiona la dependencia de toda España".

En referencia al cierre de camas que cada verano se realiza en el Hospital San Pedro, Sanz ha recalcado que se trata de una medida "nada extraordinaria" y ha rechazado que se enmarque en esta política de austeridad. "Se trata de una medida lógica que viene realizándose todos los años en la comunidad y en los hospitales de toda España como consecuencia de una reducción de la actividad quirúrgica", ha explicado. En este sentido ha recordado que la media de cierre de camas se sitúa a nivel nacional en el 20% mientras en La Rioja está en torno al 7%.

"Los presupuestos de La Rioja para 2012 no contemplan una subida de impuestos" ha señalado Sanz
Pedro Sanz ha señalado que el Gobierno autonómico está ya trabajando en los presupuestos de la Comunidad para el próximo año, que tendrán una reducción económica de en torno al 10%. "Los presupuestos 2012 buscan un equilibrio entre ingresos y gastos con el objetivo de alcanzar el déficit cero y no contemplan una subida de impuestos", ha explicado Sanz, que además ha destacado que sus objetivos son "mantener los niveles de calidad de servicios sociales, salud y educación y la creación de empleo".

Pedro Sanz ha señalado la apuesta del Ejecutivo riojano por la internacionalización, la formación y la cualificación de los trabajadores, la investigación y desarrollo como las piezas claves para seguir creando empleo. El presidente riojano ha recordado el último informe publicado por las Cámaras de Comercio que apuntan a La Rioja, junto con Navarra y País Vasco "como las comunidades que lideran el crecimiento económico de España este año" y ha añadido que "las expectativas para La Rioja no son negativas sino positivas", en alusión también a los datos del Índice de Producción Industrial (IPI) que ha publicado hoy el INE y que sitúan la tasa interanual de La Rioja en un 4,2% muy significativo en contraste con el dato negativo de España del -2,7%.

Adelanto electoral y proyecto europeo
En cuanto a la coyuntura política y económica, Sanz ha calificado la posición del país como de "débil" y "muy sensible". "El Gobierno de España atraviesa un momento claro de interinidad que no podemos permitirnos", ha señalado. "No podemos estar tres meses en una situación de impasse, esperando que la situación se resuelva sola" y ha animado al gobierno central "a tomar medidas", mostrándose partidario de un nuevo adelanto electoral.

En referencia a la llamada crisis de la zona euro, el presidente riojano ha señalado que se debe hacer una "reflexión profunda sobre cómo ha funcionado el proyecto europeo" y tomar ya medidas para que esta situación de inestabilidad y debilidad general "no vuelva a repetirse". "En la Constitución Europea pedimos hacer una Europa de los ciudadanos y no de los mercaderes y la sensación general es la contraria", ha dicho. Por eso cree que hay que "reforzar el liderazgo del Gobierno europeo" para hacer una Europa "más organizada, con una mayor coordinación entre los estados".

Por último, ha hecho una llamada de "responsabilidad" a los sindicatos, animándoles a acometer ellos mismos sus propias medidas de austeridad y ajuste "desde el punto de vista de su representación" y "el número de liberados sindicales".