18 de noviembre de 2010

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha destacado la consolidación del cultivo de la remolacha y su rentabilidad para los agricultores riojanos gracias, según ha asegurado, "a la colaboración entre la Consejería de Agricultura y las organizaciones agrarias Arag-Asaja y El Cierzo" que han sabido superar los momentos de incertidumbre creados por la OCM azucarera en 2006 y adaptarse al sistema de producción integrada.

Pedro Sanz ha realizado estas declaraciones al término de la visita a la planta industrial que Azucarera del Ebro tiene en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro, centro de recepción de la totalidad de la producción de remolacha azucarera de La Rioja. El Presidente del Ejecutivo riojano ha señalado que la producción de remolacha es ejemplo del modelo de trabajo que quiere el Gobierno de La Rioja para el campo riojano "abordando los problemas de la mano del sector y ofreciendo soluciones reales a los agricultores".

Pedro Sanz ha recalcado que, cuatro años después de la OCM azucarera, "el cultivo de la remolacha no sólo no ha desaparecido, sino que La Rioja se ha situado a la cabeza de España y de Europa en cuanto a rendimientos en la producción de azúcar". Ese año el rendimiento es de unas 98 toneladas por hectárea y el objetivo de la Consejería de Agricultura es que se alcancen las 120 toneladas por hectárea en 2014 gracias al plan de mejora en el que trabaja la Interprofesión.

En 2010, en La Rioja se registraron 158 agricultores que cultivan una superficie de 1.088 hectáreas de remolacha, más del 90% de las mismas en producción integrada, respetuosa con el medio ambiente y controlada por certificación de la propia Consejería de Agricultura. La producción obtenida de las hectáreas cultivadas se eleva a unas 100.000 toneladas, que se transforman en unas 14.300 toneladas de azúcar –con un valor aproximado de 3 millones de euros-. La remolacha, además de para azúcar, se está constituyendo como una alternativa para la elaboración de bioetanol.