4 de febrero de 2010

El Consejero de Salud, José Ignacio Nieto, y la Presidenta de la Asociación Española contra el Cáncer en La Rioja, Divina López, han presentado hoy la campaña ‘No al cáncer’, promovida con motivo de la celebración del Día Mundial contra el Cáncer.

En esta ocasión el principal objetivo es informar y concienciar a las adolescentes y a las mujeres jóvenes sobre la importancia de la prevención y el diagnóstico precoz del cáncer de cérvix (cuello de útero). Las medidas preventivas a adoptar son:

-Vacunas frente a la infección por virus del papiloma humano.

-Citologías.

-Precauciones necesarias al mantener relaciones sexuales.

En este sentido, el Gobierno de La Rioja, a través de la Consejería de Salud elaboró una estrategia específica dedicada al cáncer en el II Plan de Salud de La Rioja, aprobado el pasado año, entre cuyos objetivos persigue disminuir la incidencia de los cánceres evitables y, además, ofrecer una mejor calidad de vida a los pacientes con cáncer.

Salud busca alcanzar este objetivo continuando con actuaciones en las que ya se viene trabajando como son, entre otras, la promoción de hábitos de vida saludables y la educación para la salud y, por otro, a través de los programas de detección precoz.

Entre las actuaciones que Salud ha llevado a cabo para prevenir determinados cánceres evitables, como es el de cérvix, destaca la incorporación al calendario de vacunaciones riojano de la vacuna frente al cáncer de cérvix y otros tumores genitales, destinada a las niñas riojanas de 11 y de 14 años. La Rioja fue la primera comunidad autónoma, en noviembre de 2007, en aplicar la vacuna.

Hasta la fecha en La Rioja se ha ofrecido la vacunación a todas las niñas de 11 a 16 años, unas 7.800, alcanzado una cobertura en torno al 97%.

El objetivo de la Consejería es prevenir el que se considera el segundo tumor en frecuencia en mujeres en el mundo, dado que es una vacuna, además de probada y acreditada, eficaz. La primera que previene este tipo de tumores y que no presenta reacciones locales de importancia (ligero dolor localizado e hinchazón)

Además de la vacunación frente al cáncer de cérvix, otra de las medidas preventivas para detectar a tiempo la aparición de este tipo de tumor son las revisiones ginecológicas y la realización de citologías periódicas.

La Consejería de Salud puso en marcha la Unidad de Atención a la Mujer para aglutinar todas las actuaciones y medidas de asistencia ginecológica, con el objetivo de informar en relación con la atención ginecológica a la mujer sana, para prevenir y detectar precozmente, y también para la mujer con patología.

Una de las acciones que se llevan a cabo en la Unidad es el Programa a la Mujer Sana, creada con el primer objetivo de ofertar la atención sanitaria necesaria y avalada por la evidencia científica para la detección precoz del cáncer de cérvix.

En el programa, además de la realización de la citología cérvico-vaginal, se ofrece una exploración ginecológica, con estudio ecográfico. Con esto, lo que se pretende es poder seleccionar a aquellas pacientes que precisan una atención especializada y separar lo que son actividades de medicina preventiva de la atención a la patología.

Revisiones ginecológicas

Además, otra de las actuaciones promovida por Salud, e incluida en la atención a la Mujer Sana, ha sido la oferta de las revisiones ginecológicas dirigidas a la población femenina en general, con independencia de su tramo de edad, en un tiempo de respuesta razonable. Y para ello, a través del teléfono de atención a la mujer, se han organizado y canalizado estos controles rutinarios ginecológicos para favorecer la detección precoz de cualquier patología, especialmente la oncológica.
Prevención Patología de Mama

Además, todas estas acciones se completan con el Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama, dirigido esencialmente a las mujeres con edades comprendidas entre los 45 y los 69 años, grupo de edad en el que la mamografía ha demostrado ser una medida eficaz para reducir la tasa de mortalidad por cáncer. Por un lado, permite detectar tumores en fases iniciales, lo que facilita aplicar tratamientos menos agresivos, y por otro, disminuir la mortalidad de estas pacientes.

En este sentido se ha constatado que el 90% de las mujeres supera la enfermedad gracias al diagnóstico precoz.

Y en este sentido a las mujeres a las que se les detecta algún tipo de lesión, o sospecha se les deriva a la Unidad de Patología de Mama.