13 de abril de 2007

La Consejería de Salud trabaja desde el pasado 1 de abril en un estudio de casos y controles de obesidad infantil en redes centinelas sanitarias, con el objetivo de determinar la asociación entre hábitos dietéticos, actividad física y obesidad en niños menores de 15 años en La Rioja.

Para ello, se van a estudiar determinados parámetros en niños con edades comprendidas entre los 2 y los 14 años que acudan a las consultas de pediatría de varios centros de salud de Atención Primaria y que sean identificados con un índice de masa corporal mayor del 95% de la población del mismo grupo de edad.

Entre otras cosas, los médicos analizarán y compararán el riesgo de consumo calórico elevado en la dieta de esos niños, los hábitos dietéticos inapropiados e identificarán factores relacionados con la baja actividad física.

Los médicos de la red centinela de la Consejería de Salud recopilarán datos y variables desde el 1 de abril hasta el 31 de marzo de 2008, información que posteriormente se pondrá en común con las redes de investigación de las Comunidades Autónomas de Aragón, Asturias, Castilla y León, Comunidad Valenciana y Extremadura, las otras cinco Comunidades que, junto a La Rioja, van a poner en marcha dicho proyecto.

La obesidad parece ser el resultado de una relación compleja entre factores genéticos y ambientales que conllevan un desequilibrio energético. A pesar de que los factores genéticos pueden tener un efecto importante, el aumento de la obesidad en población cuya genética es estable indicaría que actualmente son los factores ambientales los principales causantes de la epidemia de obesidad infantil.

Actualmente no existen estudios que evalúen conjuntamente, entre diferentes Comunidades Autónomas, la prevalencia de la obesidad y de factores implicados para la edad pediátrica, por lo que se consideró oportuno el desarrollo de este trabajo a través de las redes de médicos centinela de las Comunidades.

Prevenir enfermedades crónicas

Este estudio se enmarca dentro del programa de promoción de hábitos de vida saludables, basado en el ejercicio físico y la alimentación equilibrada, puesto en marcha por la Consejería de Salud hace dos años, mediante el cual se han venido realizando paseos saludables, talleres de cocina sana, educación en el ámbito escolar y campañas de divulgación de buenos hábitos de vida.

El programa se abordó desde una amplia perspectiva, con el fin de prevenir numerosas enfermedades crónicas que están relacionadas directamente con la alimentación, el ejercicio físico y otros hábitos de vida, pero además, mejorar en su conjunto el estado de salud física y mental de los riojanos.