1 de febrero de 2011

El Consejero de Salud del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Nieto, ha presentado hoy la nueva guía para padres ‘Habla con ellos del tabaco’, con el objetivo de facilitar la comunicación en las familias riojanas a la hora de abordar la temática de la prevención del consumo de tabaco por parte de hijos adolescentes.

La guía, de la que se han editado 2.000 ejemplares, se va a distribuir en las escuelas de padres, institutos, colegios, bibliotecas, asociaciones y ONGs del ámbito de las drogodependencias de La Rioja, así como a aquellas personas que soliciten información específica sobre tabaco en el Servicio de Drogodependencias de la Consejería de Salud, que está ubicado en la calle Gran Vía, 18, de Logroño (y en el teléfono gratuito 900 714 110).

Se trata del cuarto tomo de estas características editado por la Consejería, puesto que Salud ya editó la guía para padres ‘Habla con ellos del alcohol’, ‘Habla con ellos del cannabis’, y ‘Habla con ellos de la cocaína’ enmarcadas todas dentro de las actividades preventivas del consumo de este tipo de sustancias perjudiciales.

Metodología muy práctica
Salud ha editado la guía con el ánimo de abordar la problemática con la que muchos padres se enfrentan y por la cual demandan ayuda, de poder hablar y orientar a sus hijos adolescentes acerca del consumo del tabaco. Además de proporcionarles una información seria y verídica que les dé seguridad y confianza a la hora de comentar con sus hijos el tema del tabaco, Salud pretende capacitarles de otras habilidades, como saber educar a sus hijos para el ocio, darles ejemplo o establecer límites y normas en la familia, que diariamente van a utilizar en su vida diaria.

La guía sigue una metodología muy práctica a través de orientaciones clave para los padres sobre qué hacer y cómo actuar, ejemplos explicativos de situaciones clave y cuadros resumen que resaltan las ideas más importantes de cada apartado.

La Guía está dividida en seis temas básicos, que son:

1.-¿Qué sabemos del tabaco?
En este apartado, se presenta la información básica necesaria para entender el consumo de tabaco. Con ello, se busca facilitar los conocimientos necesarios para entender el problema de una manera veraz y realista; sin minimizar el impacto que hoy en día tiene el tabaco en la salud de los jóvenes y adultos.

Uno de los pilares clave de la prevención es transmitir una información clara y objetiva respecto a los efectos y consecuencias que produce el consumo de tabaco, intentando desmontar algunas ideas erróneas que sólo ayudan a confundir a los jóvenes y les predisponen a comportarse de manera inadecuada.

2.-Los mitos sobre el tabaco y su consumo.
A pesar de la abundante información de la que se dispone sobre el tabaco, todavía se mantienen mitos o falsas creencias que facilitan justificaciones para su consumo. En este capítulo, se encuentran algunos de los mitos y argumentos más extendidos, junto con información y razonamientos alternativos para ayudar a debatir sobre estos temas con los hijos e hijas.

3.-Lo que los padres y madres podemos hacer.
Los padres han de tomar conciencia de que son personas muy significativas y de referencia para sus hijos y que, por lo tanto, son modelos a imitar, así que es necesario prestar mucha atención a los mensajes que sobre el tabaco se transmiten en la familia.
Se puede tratar de ofrecer a los hijos la información que necesitan, el cariño incondicional, unas normas y límites claros, y una relación que fomente la autoestima y la confianza en sí mismos para tomar decisiones en situaciones en las que los padres no van a estar presentes.

4.-Herramientas para padres.
En este capítulo de la guía se encuentran multitud de orientaciones y ejemplos prácticos sobre cómo hablar con los hijos sobre el tabaco. Una de las claves es adaptarse a la edad de los chicos y chicas, por lo que se ofrecen orientaciones para dialogar con ellos cuando son niños y cuando ya son adolescentes. Por último, se ofrecen algunos consejos para intervenir con hijos fumadores.

5.-Materiales de apoyo.
En este último capítulo se ofrece, por un lado, una relación de materiales que pueden ser de utilidad para dialogar con los hijos sobre el tema del tabaco (material audiovisual, páginas Web, etc.). En una segunda parte, se muestran los recursos disponibles para dejar de fumar en La Rioja. En primer lugar, el Sistema Público de Salud de La Rioja, al que se puede acceder a través de los centros de salud, solicitando cita con el médico de familia o el profesional de enfermería correspondiente. Además, se hace referencia a dos páginas Web para dejar de fumar del Gobierno de La Rioja: Una dirigida a adultos, ‘La Rioja sin Tabaco’, un recurso de gran utilidad para quienes deseen abandonar el tabaco, y favorecer así la prevención del consumo de tabaco en sus hijos; y otra Web dirigida a jóvenes y adolescentes, ‘TabacOFF’, en la que se ofrece a la población juvenil de La Rioja un recurso para dejar de fumar adaptado a sus necesidades. Por último, se facilitan los datos de un recurso donde se puede solicitar cualquier información sobre tabaco y otras drogas: El Servicio de Drogodependencias de la Consejería de Salud.

6.-Direcciones de interés.
Toda esta información se completa con una recopilación de todos los organismos implicados en la asistencia a las drogodependencias, con el fin de facilitar a las personas interesadas en la guía direcciones y teléfonos a los que dirigirse en caso de dudas, tanto relativas a tabaco como a cualquier otra sustancia.

Consumo de tabaco en La Rioja
Según los datos de la última encuesta sobre el consumo de drogas en jóvenes de La Rioja, el tabaco es, después del alcohol, la segunda sustancia más extendida entre los jóvenes de 14 a 18 años, un 42,7% declara haber consumido alguna vez, un 37,2% en los últimos doce meses y un 32,7% en los últimos 30 días.

El consumo de tabaco ha disminuido respecto a la campaña anterior y respecto a los resultados obtenidos en el total nacional, los datos indican que el consumo de los jóvenes riojanos es ligeramente menor que el consumo de los jóvenes españoles.

El tabaco es la sustancia con mayor consumo diario (15% de los jóvenes declaran consumirlo diariamente), mientras que el 3,7% de los jóvenes declara consumir alcohol diariamente.

La edad de inicio al consumo de tabaco, se sitúa en 13,5 años, dos décimas superior a la obtenida en el total nacional y cinco décimas superior a la obtenida en la campaña de 2006.