3 de junio de 2010

La Consejería de Salud pone en marcha a partir de hoy, y hasta finales de verano, la campaña de promoción de hábitos saludables "Vive el verano con salud", cuyo objetivo es ofrecer a la población de La Rioja unas recomendaciones básicas que les permitan disfrutar del verano y proteger su salud durante el periodo estival.

Salud ha editado 25.000 folletos divulgativos, destinados a informar y facilitar consejos útiles y medidas prácticas apropiadas para disfrutar del verano.

Este material está dirigido a la población general y se distribuirá en centros de salud, hospitales, farmacias, centros de la tercera edad, clubes y asociaciones deportivas, guarderías, mutuas laborales y piscinas. Asimismo, Salud ha publicado 10.000 folletos titulados "Protégete del calor", destinados a población de más riesgo de padecer efectos adversos por el calor.

Colectivos más vulnerables

Las personas más vulnerables a los efectos del calor son los niños hasta los cuatro años, personas mayores, personas afectadas por enfermedades crónicas, personas dependientes y las que realizan trabajos o actividades deportivas intensas en el exterior.

La campaña contempla una serie de recomendaciones generales relativas a cómo protegerse del sol, consejos de alimentación e hidratación, adecuación de la práctica de ejercicio físico, las condiciones ambientales, el cuidado de los alimentos, la higiene, la prevención de accidentes en piscinas y actividades acuáticas, vacunaciones y recomendaciones internacionales para las personas que vayan a viajar al extranjero, el uso de los medicamentos y, por último, la información de los servicios de urgencias y emergencias disponibles en nuestra Comunidad.

Uno de los apartados, "El sol" trata de concienciar que hay que tomar el sol de manera responsable. En concreto, informa de cuál es la forma adecuada de disfrutar del sol y evitar los efectos nocivos en la salud. Para ello, se ofrecen consejos sobre las horas más apropiadas para tomar el sol, la necesaria protección e hidratación de la piel en la exposición solar y la utilización de gafas, gorras, viseras, ropas ligeras y cualquier otro elemento que nos proteja del sol.

Ayudarse con los alimentos y el agua

Otra de las cuestiones que Salud ha tenido en cuenta es la importancia de una alimentación adecuada, sobretodo incrementar el consumo de frutas y verduras, y evitar las comidas copiosas y de digestión lenta.

Asimismo, Salud advierte que es necesario beber más líquidos, sobre todo agua, sin esperar a tener sed.

Las condiciones de vida y medioambientales del verano provocan mayor riesgo de que se produzcan intoxicaciones alimentarias, por ello se incluye el decálogo de la OMS para el cuidado de los alimentos; normas y consejos básicos en cuanto a la conservación, manipulación y consumo de los mismos.

Actividad física y condiciones ambientales

Respecto a la realización de actividad física, la campaña recomienda evitar las actividades en el exterior, practicar ejercicio a primera hora del día o al atardecer y, sobre todo, refrescarse continuamente con agua o bebidas isotónicas.

En cuanto a las condiciones ambientales, Salud ofrece consejos para conseguir mantener un entorno fresco que nos alivie del calor y la conveniencia de protegerse de los insectos.

Consejos para la piscina

Para disfrutar de una estancia saludable en la piscina y en otros entornos acuáticos, se aconsejan las normas de higiene básicas: ducharse antes y después de entrar en el agua, utilizar siempre toalla personal y usar calzado de goma para protegerse de posibles infecciones en las duchas, vestuarios y zonas comunes.

La campaña hace también hincapié en los accidentes más frecuentes que se producen en la piscina si no se evitan ciertas prácticas, como entrar bruscamente en el agua, bañarse sin transcurrir las dos o tres horas necesarias para hacer la digestión, no respetar las normas de seguridad y las indicaciones establecidas en los lugares de baño o tirarse de cabeza en lugares de fondo desconocido.

Salud dedica un apartado especial a uno de los colectivos más vulnerables ante la llegada del verano, las personas mayores, información que se repartirá en centros de la Tercera Edad y municipios, donde se les ofrecen recomendaciones específicas para protegerse del calor.

Plan de alerta ante los efectos del calor

La Consejería de Salud puso en marcha desde el pasado martes 1 de junio, el Plan de alerta de prevención y control de los efectos del exceso de temperaturas sobre la salud en la Comunidad Autónoma de La Rioja, que se va a desarrollar hasta el 15 de septiembre de este año, con el fin de minimizar los daños del calor.

La Comisión de Seguimiento y Evaluación del Plan de Alerta, Prevención y Control de los efectos de la ola de calor está integrada por 12 personas, pertenecientes al ámbito de los servicios sanitarios, urgencias hospitalarias, servicios de epidemiología y prevención sanitaria, servicios sociales, sanidad ambiental, SOS Rioja-112, Cruz Roja y Farmacia.

La relación entre la mortalidad y los incrementos repentinos y mantenidos de temperatura es conocida desde hace tiempo y ha sido documentada en Estados Unidos y en Europa. La mortalidad se incrementa durante los excesos de calor debido a la descompensación de enfermedades respiratorias, circulatorias, isquémicas del corazón, diabetes, accidentes cerebrovasculares, etc.

El objetivo del Plan es, por tanto, reducir el impacto de las temperaturas de calor extremo sobre la salud de la población de La Rioja, mediante actuaciones de vigilancia, prevención y control de los efectos del calor en la morbi-mortalidad.

Niveles de alerta del sistema de vigilancia

Existe una temperatura máxima diaria a partir de la cual se produce un incremento llamativo del número de muertes, que ha sido denominada temperatura umbral. Esta temperatura umbral varía en función de la localización geográfica. En La Rioja, esta temperatura umbral es de 36º C de máxima y de 22º C de mínima.

El verano de 2003 fue muy caluroso, tanto en España como en otros países europeos. En Logroño las temperaturas umbrales se superaron los días 21 y 22 de junio, 8, 11, 13, 19, 23 de julio y de manera continuada durante los primeros 15 días de agosto.

Los veranos de 2004, 2005, 2006, 2007, 2008 y 2009 fueron más suaves y no se superaron las temperaturas umbrales a partir de las cuales se activa el Plan. En estos seis años pasados, del análisis de los datos aportados por las diferentes fuentes de información (hospitales, Atención Primaria, servicio de emergencias 112, funerarias) no se evidenció exceso de morbilidad ni de mortalidad global durante el periodo estival.

La estrategia del plan está basada en la implantación de un Sistema de Información y prevención, vigilancia sanitaria y ambiental.

Consejos y recomendaciones:

Proteja el hogar:
• Durante el día, mantenga las ventanas cerradas y las persianas bajadas en aquellas zonas de la casa donde dé el sol, para proteger la vivienda del calor.
• Aproveche a ventilar su casa por la noche, cuando las temperaturas han descendido.
• El uso de ventiladores puede aliviar hasta cierto punto los efectos del calor, pero no implican un descenso de la temperatura. Para ello, puede ser necesario, en su caso, la utilización de aparatos de refrigeración.
• Permanezca en las habitaciones más frescas, ventiladas o acondicionadas.


Cuidados personales:
• Beba mucha agua sin esperar a tener sed. Evite todo tipo de bebidas alcohólicas.
• Si usted está tomando de forma crónica alguna medicación, consulte con su médico, él le recomendará la cantidad de líquidos que puede beber al día de acuerdo con su edad y su estado.
• Evite las comidas calientes o pesadas. Recuerde la dieta tradicional de verano basada en platos fríos, ensaladas y frutas.
• Use ropa apropiada: ligera, no apretada, de colores claros y preferentemente de algodón, evitando la ropa sintética. Utilice sombrero o gorra para protegerse del sol.
Use protección para los rayos solares. Unos 30 minutos antes de salir al sol, aplíquese crema protectora con factor de protección mayor de 15 y repita la operación.