23 de febrero de 2010

Tres de cada mil mujeres que participan en el Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama de La Rioja, promovido por la Consejería de Salud, y dirigido a mujeres censadas en La Rioja con edades comprendidas entre 45 y 69 años, hallan un diagnostico precoz para este tipo de tumor.

A lo largo de 2009, el Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama ha citado a 18.319 mujeres para ser revisadas en la Unidad. De ellas, han pasado la exploración 17.002, aproximadamente el 92,8% de las citadas, lo que indica un alto grado de participación.

Respecto a la actividad realizada en comparación con el año anterior se constata el crecimiento del número de mujeres que han participado en el Programa y que ha pasado de un 91% al referido 92,8%.

En la Unidad de Patología de Mama, concretamente en Diagnóstico por la Imagen, se llevaron a cabo 6.553 estudios mamográficos (6.200, en 2008) y 4.654 estudios ecográficos (4.307, el año anterior) y, en la Unidad Intervencionista, se realizaron 291 citologías y 539 biopsias. Se ha evidenciado que la tasa de cánceres de mama diagnosticados es de un 3,2 por mil.

El Gobierno de La Rioja, a través de Salud, pone en funcionamiento la mejor tecnología disponible tanto para detectar estadios precoces del cáncer de mama como para mejorar la supervivencia y calida de vida de las mujeres afectadas por esta enfermedad. En julio de 2009, se incorporó tecnología de última generación en el Hospital San Pedro para la Unidad de Mama con la instalación de otro mamógrafo y la estación de diagnóstico, equipos digitales avanzados.


Nueva Unidad Móvil

A mediados de enero de este año, ha comenzado la actividad en la nueva Unidad Móvil de Detección de Cáncer de Mama, con una inversión de 800.000 euros, a través de la Fundación Rioja Salud, que aportará una mayor resolución y eficacia en las mamografías

La principal ventaja del nuevo equipo es que utiliza tecnología digital, y ha sustituido al analógico,que requería revelado previo para poder estudiar la imagen.

El nuevo mamógrafo, de última generación y completamente digitalizado, permite una lectura electrónica de la imagen, sin necesidad de usar las tradicionales placas de acetato, lo que permite acceder a él desde cualquier punto integrado en el Sistema de Salud de La Rioja (el centro sanitario de la paciente, hospital…). Este equipo es idéntico al adquirido por Salud, el pasado año, para la Unidad de Patología de Mama.

La plena informatización del área de Mama permite el almacenamiento informático de las imágenes, que se incorporan a la historia digital de la paciente. Esto facilita la interconsulta entre profesionales y su integración en sistemas de archivos de imágenes y comunicaciones.

La Unidad Móvil se va a ubicar en diferentes localidades de la geografía riojana para facilitar la accesibilidad de las mujeres a este programa preventivo.

Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama

El Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama se inició en La Rioja en 1993 para contribuir a la mejora del nivel de salud de la mujer riojana y, de hecho, en las tasas de mortalidad de los últimos años se constata un descenso de los fallecimientos por esta causa.

La técnica que se aplica es la mamografía, con dos proyecciones por mama (oblicua-mediolateral y cráneo-caudal), y el intervalo entre exploraciones es de dos años.

Las mujeres son citadas mediante carta personalizada en la que se les comunica el día y la hora reservada. En caso de no encontrarse ubicada la Unidad Móvil en su municipio de residencia (caso de los municipios pequeños), se les proporciona desplazamiento gratuito mediante autobús contratado para ello. Posteriormente, una vez estudiada, se le comunica el resultado y la fecha de la siguiente revisión.

En estas revisiones son recibidas por personal administrativo de la Unidad, que comprueba que la cita y los datos de la paciente son correctos. En la sala del mamógrafo, el personal técnico de rayos realiza la mamografía. Al realizarla le comprimen el pecho, con lo que se consigue emplear dosis más bajas de radiación, ver todo el tejido con claridad y ver lesiones muy pequeñas.

Las mamografías son examinadas por el personal médico de la Unidad y si el radiólogo considera que sus mamas son normales o que hay alguna lesión benigna la paciente recibirá una carta en su domicilio entre una y dos semanas después de su visita. En ella le comunican que el resultado ha sido negativo y que debe volver a realizarse la mamografía pasados dos años. La información se enviará también a su centro de Salud.

Si necesita otras pruebas, recibe una llamada telefónica de la Unidad para que vuelva a repetir la mamografía o para realizar otras pruebas.