14 de noviembre de 2011

El consejero en la inauguración.

El Consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto, acompañado por el director general de Salud Pública y Consumo, José Miguel Acitores, ha asistido a la primera jornada del curso ‘Menores Vulnerables y Consumo de Sustancias: Detección e Intervención’, que se celebra en el CIBIR desde hoy y hasta 30 de noviembre.

Esta actividad, organizada por la Dirección General de Salud Pública y Consumo, y en la que participan 40 expertos en atención a jóvenes en situación de desventaja social, tiene como finalidad facilitar formación especializada en la detección e intervención precoz el campo de las adicciones.

Para ello ha impulsado la comunicación y coordinación de todas las instituciones públicas y privadas que trabajan con preadolescentes y adolescentes que presentan algún riesgo de ser consumidores problemáticos de cualquier sustancia adictiva. Esta iniciativa formativa surge de la necesaria coordinación y sinergia de fuerzas que debe existir entre los ámbitos de la Salud y Servicios Sociales para mejorar la atención a los menores en riesgo social.

Esta iniciativa formativa con 40 asistentes están participando la Asociación Pro Infancia Riojana (APIR); Fundación Pioneros; ayuntamientos de Logroño, Arnedo, Alfaro, Rincón de Soto y Haro; Fundación Diagrama, que gestiona la Residencia Iregua y los pisos de acogida de menores; y la Asociación Nuevo Futuro y Cruz Roja Española.

El programa del curso recorre todos los contenidos relativos a las adicciones y a los menores, partiendo de conceptos generales para lograr conseguir obtener y desarrollar, tras una intensa formación, habilidades y destrezas a la detección, motivación y tratamiento de adolescentes, y diseñar de un programa concreto de intervención.

Intervención en contextos desfavorecidosSegún un informe de la OMS, una quinta parte de los adolescentes menores de 18 años padecerá algún problema de desarrollo, emocional o de conducta, y "uno de cada ocho" tiene un trastorno mental, proporción que sube a "uno de cada cinco" entre los niños en desventaja social: la pobreza y el abuso de menores son factores comunes en la depresión, la ansiedad y el abuso de sustancias.

La intervención en contextos desfavorecidos es un tema de actualidad, que preocupa y exige respuestas adecuadas a instituciones, colectivos y profesionales. La mayoría de los consumidores de sustancia adictivas experimentan por primera vez con algún tipo de sustancia alrededor de los 16 años. Sin embargo esta edad ha disminuido paulatinamente, de modo que en la actualidad el inicio del consumo puede presentarse a edades tan tempranas como los 12 o 13 años, por lo que el uso y abuso de alcohol y drogas entre la población joven es uno de los principales problemas de salud pública.

La prevención selectiva y la prevención específica reconocen que el problema del consumo de drogas se concentra en grupos o individuos vulnerables con oportunidades sociales y personales limitadas. Se entiende por menores vulnerables aquellos menores en los que confluyen determinadas características personales y sociales, que incrementan la probabilidad de implicarse en usos problemáticos de drogas.