23 de marzo de 2010

El Consejero de Salud del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Nieto, y el Presidente de Cruz Roja Española-Oficina Autonómica de La Rioja, Fernando Reinares, han firmado hoy el convenio de colaboración mediante el cual la Consejería de Salud financiará, con un total de 17.612 euros, el desarrollo de diversos programas de intervención con la población reclusa drogodependiente.

El acuerdo, que estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2010, está enmarcado dentro de la política de colaboración de la Consejería de Salud con las distintas asociaciones de ayuda a enfermos de La Rioja, para el sostenimiento de las actividades en materia de salud de estas asociaciones.

206 pacientes al año

Salud y Cruz Roja colaboran desde hace varios años en este ámbito. El objetivo de la Consejería es promover programas de atención al colectivo de reclusos drogodependientes de La Rioja e impulsar programas de reducción de daños entre ellos.

Cruz Roja Española, institución humanitaria de carácter voluntario e interés público, tiene entre sus fines fomentar los programas de Salud Pública, entre los que se encuentran las actividades con la población reclusa drogodependiente.

Gracias a este acuerdo, 206 usuarios en total fueron atendidos durante 2009, entre el Programa de dispensación de metadona (107), el Programa libre de drogas (99) y los usuarios atendidos dentro del Programa de intercambio de jeringuillas (0 reclusos).

Mantenimiento con metadona

El colectivo de internos del centro penitenciario de Logroño es una población afectada especialmente por el problema de las adicciones, por lo que es susceptible de beneficiarse de estos programas de intervención.

La cuantía aportada por Salud irá destinada a financiar al personal de enfermería encargado de realizar los diferentes programas, la gestión y coordinación de los mismos, así como los desplazamientos al centro penitenciario de Logroño.

Por su parte, Cruz Roja desarrollará diferentes programas encaminados a ayudar y tratar a aquellos internos que presenten problemas de toxicomanías o que se encuentren en situación de riesgo, mediante trabajos individuales:

- Programa de mantenimiento con metadona. En este programa se realiza un trabajo terapéutico desde el ámbito psicológico y social para mantener la línea de tratamiento y prevenir posibles recaídas. Mediante el mismo, se dosifica diariamente la metadona a cada uno de los usuarios del programa, realizando periódicamente analíticas toxicológicas de orina para hacer un seguimiento de consumos de sustancias tóxicas.
- Programa libre de drogas. Se trata de promover la exploración y cambio de actitudes ante el consumo, tanto esporádico como continuado, de cualquier tipo de droga.
- Programa de intercambio de jeringuillas. Se colabora con el Centro Penitenciario, realizando los intercambios de material inyectable y estableciendo un registro y contabilidad del mismo, junto a los profesionales del servicio médico.

Además de estos tres programas, Cruz Roja trabaja con los internos de forma grupal, mediante la formación a través de intervención terapéutica (el año pasado se formaron 14 usuarias y 18 usuarios, en total 32 recluso/as), donde les enseñan a manejar el autocontrol, la toma de decisiones o el entrenamiento de habilidades de comunicación; así como talleres de formación sobre sexo seguro (en estos talleres participaron 64 reclusos el año pasado) y sobre ocio y tiempo libre ( 8 participantes mujeres); curso de aspectos nutricionales en pacientes con enfermedades crónicas ( 9 participantes internos), charla informativa sobre la gripe A (15 mujeres participantes), charla informativa sobre cáncer de mama (15 mujeres participantes).