3 de diciembre de 2009

El Consejero de Salud, José Ignacio Nieto, y el Presidente de la Fundación Centro de Solidaridad de La Rioja, Marcial Menchaca, han firmado hoy el convenio de colaboración mediante el cual la Consejería financia, con un total de 130.000 euros, un 26% más que el pasado año, el tratamiento estructurado de carácter residencial de las personas afectadas por drogodependencias de la Fundación Centro de Solidaridad de La Rioja.

Este acuerdo se enmarca dentro de la política de colaboración de la Consejería de Salud con las distintas asociaciones de ayuda a enfermos de La Rioja para el sostenimiento de sus actividades en materia de salud.

Salud y la Fundación Centro de Solidaridad de La Rioja colaboran desde hace años en diferentes programas de acogida a los afectados por la drogadicción, en el programa terapéutico "Proyecto Hombre" (acogida, comunidad terapéutica y reinserción social).

La Fundación Centro de Solidaridad de La Rioja trabaja de forma integral en los programas de atención a drogodependientes y en la atención de aquellos que se encuentran en régimen de internamiento residencial.

Las actuaciones financiadas se focalizan en el centro de tratamiento estructurado de carácter residencial (comunidad terapéutica) que Proyecto Hombre tiene en La Rioja, y tienen como objetivo principal el cambio global en el estilo de vida del drogodependiente (abstinencia de drogas y, en su caso, la eliminación de la conducta antisocial e incremento de valores y actitudes prosociales).

Los tratamientos que prestan inciden fundamentalmente en el control estimular, el modelado, el reforzamiento de conductas adaptativas, manejo del tiempo, entrenamiento en habilidades, prevención de recaídas, toma de decisiones, manejo de cogniciones y emociones y feedback y reforzamiento de los progresos.


Comunidad Terapéutica

Está destinada a los consumidores de drogas que, por su historia de consumo y estilo de vida, requieren un régimen residencial. En la comunidad se trabaja para el abandono del consumo de drogas y en la adquisición de nuevos hábitos de salud, higiene, nutrición y de comportamiento.

El programa cuenta con una primera fase de motivación, en la que se inicia un proceso de maduración y conocimiento personal centrado en la ecuación para la responsabilidad y el aprendizaje de las habilidades básicas de la comunicación, la cohesión grupal, el trabajo de la autoestima y la resolución de conflictos del ámbito familiar. Posteriormente, en una segunda fase se trabaja para conseguir un estilo de vida autónomo, una escala de valores propia, así como la adquisición de habilidades sociales.

La Fundación Centro de Solidaridad de La Rioja atendió en su centro durante el pasado año 2008 a 62 personas con problemas de drogodependencias.