27 de noviembre de 2008

El Consejero de Salud del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Nieto, ha presentado hoy una guía que pretende ayudar a todos los ayuntamientos riojanos y a los gestores de abastecimientos a mantener en condiciones óptimas el agua de consumo humano y garantizar la máxima calidad posible del agua de boca en el territorio de La Rioja.

El consumo, la calidad y disponibilidad del agua son factores directamente asociados a la salud de las personas, por lo que el control sanitario del agua de consumo humano es un objetivo prioritario de la salud pública.

Entre otras herramientas, existe un bloque normativo, directivas europeas y legislación nacional, destinados a promover que el agua de consumo sea salubre y limpia, eliminando o reduciendo la concentración de contaminantes microbiológicos y químicos que puedan afectar a la salud humana y que las infraestructuras en contacto con el agua sean seguras.

Aumentar la calidad

En el marco de dicha normativa y para fomentar en mayor grado la calidad del agua de consumo humano, la Consejería de Salud del Gobierno de La Rioja ha elaborado el programa de vigilancia. En concreto, Salud ha editado 500 libros, que van a ser distribuidos a todos los ayuntamientos de la Comunidad Autónoma, empresas de gestión, laboratorios, inspectores sanitarios y otros departamentos. Salud pretende que sirva de guía a todos los agentes implicados en el agua de consumo humano.

Asimismo, el objetivo de la Consejería es identificar, evaluar y controlar los factores asociados al consumo de agua que puedan presentar riesgos para la salud de los consumidores.

Requisitos sanitarios de las instalaciones

La guía se suma a las actuaciones del programa del servicio de seguridad alimentaria y sanidad ambiental que desarrolla, cada año, la Consejería de salud. En ese sentido, la presente publicación define los requisitos sanitarios de las instalaciones, desde la captación hasta el grifo del consumidor.

Además, establece los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano, ofrece una guía para la inspección sanitaria, define el marco de actuación para todas las partes implicadas en el abastecimiento y desarrolla los procedimientos de actuaciones de intervención.

El libro contiene también recomendaciones para la protección sanitaria de los tipos de toma de agua más habituales e indica cuáles son los requisitos de protección de las captaciones, así como los requisitos sanitarios para la autorización del transporte de agua de consumo humano en cisternas. En la última página, se desglosa la normativa de referencia.