8 de octubre de 2009

La Consejería de Salud del Gobierno de La Rioja ha iniciado un procedimiento sancionador frente a la sociedad municipal Logroño Deporte S.A., dependiente del Ayuntamiento de Logroño, por carecer de un programa de mantenimiento para la prevención y control de la legionelosis en las instalaciones de riesgo de los centros deportivos municipales de La Ribera y Lobete.

Los hechos, sustentados en actas y documentos administrativos a disposición del Ayuntamiento y de sobra conocidos por el consistorio, son los siguientes: Tras los sucesivos requerimientos desde el año 2007, para que el Ayuntamiento elaborase y pusiera en práctica programas de mantenimiento para prevenir y controlar la legionelosis en las instalaciones de las cuales es titular (el último acta de inspección es de 16 de julio de 2009), Salud ha constatado la ausencia de programa de mantenimiento para la prevención y control de la legionelosis, motivo por el cual se inició el procedimiento sancionador con fecha de 10 de septiembre de 2009.

Asimismo, el Consejero de Salud, José Ignacio Nieto, llamó personalmente, el 29 de julio de este año, al Alcalde de Logroño para informarle de este problema y requerirle una urgente actuación.

Frente a esto, el Ayuntamiento aportó en agosto un contrato con dos empresas de mantenimiento, entendiendo que estos contratos le iban a eximir de la responsabilidad de carecer o ejecutar un programa de mantenimiento.

Un programa de mantenimiento incluye la elaboración de un plano señalizado de cada instalación, la revisión y examen de todas sus partes, el establecimiento de puntos críticos, los parámetros a medir, los procedimientos y la periodicidad de estos, así como los programas de tratamiento de agua que aseguren la calidad y de limpieza y desinfección de toda la instalación, para garantizar que funciona en condiciones adecuadas de seguridad. Dicho programa debe desarrollar los controles y analíticas, y debe contemplar un registro de mantenimiento de cada instalación que recoja incidencias, actividades y resultados.

Esto nada tiene que ver con el argumento que esgrimía ayer el Concejal Atilano de la Fuente para eludir todo tipo de responsabilidad: que el Ayuntamiento ha aportado contratos de mantenimiento de las instalaciones deportivas municipales con diferentes empresas.

La obligación de la Consejería no es otra que la de proteger la salud de los ciudadanos. La legionella es una enfermedad bacteriana y existe un especial riesgo de que la bacteria colonice los sistemas de abastecimiento de determinadas instalaciones. Por lo tanto, no llevar un mantemiento adecuado facilita su multiplicación y la posibilidad de que aparezcan pacientes con esta patología. Precisamente por ello y para evitarlo existe una normativa extensa que el Ayuntamiento de Logroño está incumpliendo.

Desde la Consejería, se ha tratado por todos los medios y durante mucho tiempo de que el Ayuntamiento implante el programa de mantenimiento exigido en la normativa. Ante la ausencia del mismo, Salud se vio obligada a comunicar la sanción propuesta, de 3.000 euros, y los hechos al Ayuntamiento de Logroño.

No obstante, Salud Pública seguirá, por todos los medios que sean necesarios, garantizando la salud de los ciudadanos, aunque esto suponga la adopción de otras medidas que pueden llegar hasta su cierre cautelar de instalaciones públicas o privadas.