5 de enero de 2011

El Consejero de Salud del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Nieto, y el presidente del Colegio Oficial de Diplomados en Enfermería de La Rioja, Pedro Vidal, han firmado hoy un convenio de colaboración para la defensa de los profesionales sanitarios, enfermeras, en el ejercicio de su profesión.

Dicho convenio se enmarca dentro del Plan específico de prevención y atención al profesional del Servicio Riojano de Salud, víctima de agresiones en el desempeño de sus funciones, que puso en marcha la Consejería de Salud en el 2008. El objetivo de salud es proteger a los profesionales de determinadas situaciones violentas y ofrecerles la asistencia médica, psicológica y jurídica necesaria, así como las herramientas oportunas para prevenir y controlar esa situación.

Los profesionales del sector sanitario corren el riesgo de sufrir situaciones de violencia, ya sea física o psicológica. Para prevenir la aparición de determinados episodios conflictivos en el ejercicio de la atención sanitaria prestada a los ciudadanos, la Consejería está desarrollando un programa de actuaciones para prevenir y paliar este tipo de agresiones.

En concreto, mediante el acuerdo suscrito hoy, Salud y el Colegio de Diplomados en Enfermería de La Rioja desarrollarán diferentes estrategias dirigidas a incrementar la protección y la asistencia del personal diplomado en enfermería que presta sus servicios en las entidades del sector público adscritas a la Consejería de Salud, tanto en lo que respecta a la seguridad física como la relacionada con el derecho a la propia imagen y al prestigio profesional, todo ello con el fin de garantizar su dignidad e intimidad personal en el trabajo.

Compromisos del Colegio de Diplomados en Enfermería

Para ello, el Colegio Oficial de Diplomados en Enfermería de La Rioja se compromete a defender el derecho de presunción de inocencia así como el prestigio profesional del colegiado, desde el primer momento de la agresión, ante los medios de comunicación y a ofrecer una defensa jurídica en el caso de amenazas o agresiones y otorgar el asesoramiento jurídico en problemas y cuestiones relacionados con el ejercicio profesional.

También se compromete a realizar campañas informativas en todos los centros sanitarios del procedimiento a seguir con el usuario que realiza una agresión, así como a colaborar con el plan de formación de la Administración.

El Colegio, además, se relacionará con otras profesiones sanitarias que también presentan este tipo de problemas; a disponer de un documento donde realizar el parte de lesiones y a potenciar y promover en la sociedad el prestigio de los profesionales sanitarios.

Reforzar la seguridad de los centros

Por su parte, la Consejería de Salud, realizará todas las actuaciones necesarias para reforzar la seguridad de los centros sanitarios, mediante la implantación de dispositivos de seguridad pasiva. Se trata de una serie de medidas estructurales de seguridad pasiva y activa para realizar la asistencia sanitaria en un ambiente de confianza y seguridad.

Salud ha habilitado dispositivos de alarma interna, conectados a centrales que monitorizan los avisos de llamada, en los lugares considerados de especial riesgo. Además, se han colocado videocámaras con grabación en espacios comunes, donde se garantiza en todo momento la confidencialidad e intimidad tanto de profesionales como de los usuarios del sistema. También se han instalado otros dispositivos como cristales irrompibles de seguridad y gestión de llaves y cerraduras mediante la utilización de llaves maestras.

Los centros disponen de personal responsable de la seguridad, pero Salud tiene previsto, además, impulsar acuerdos de colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para fomentar las actuaciones conjuntas en materia de prevención y atención de agresiones.

Por otro lado, Salud colaborará con el Colegio Oficial de Diplomados en Enfermería de La Rioja en la asistencia jurídica en el caso de amenazas y agresiones.

Además de dotar a los profesionales de los medios necesarios para mejorar la calidad asistencial, la Consejería desarrollará también campañas de imagen y de prestigio de los profesionales sanitarios.
El convenio establece, asimismo, la realización de actividades formativas destinadas a los propios profesionales, con el fin de que adquieran las habilidades necesarias en el manejo de situaciones potencialmente agresivas, para que las identifiquen y desactiven antes de que originen una agresión.

También, el acuerdo prevé la creación, por parte de la Consejería, del procedimiento de actuación que se debe llevar a cabo ante un incidente o ante el riesgo de producirse una conducta violenta por parte de un paciente o de sus acompañantes.

Registro de incidentes y creación del observatorio

Enmarcado en esta línea de actuaciones, la Consejería ha creado un registro de incidentes en el que se notifican todas las situaciones de violencia, tanto física como verbal, que sufren los profesionales del Servicio Riojano de Salud. El fin de este registro es estudiar de forma más precisa esta realidad en la Comunidad Autónoma de La Rioja y elaborar un mapa de riesgos que permita detectar puntos de especial riesgo donde se deban aplicar prioritariamente las medidas preventivas de seguridad.

Además, Salud, el Colegio Oficial de Diplomados en Enfermería y el Colegio de Médicos crearán un observatorio de carácter autonómico, cuya función será la realización de un análisis en profundidad del problema y el desarrollo de las recomendaciones pertinentes para su erradicación.

Se constituirá además una Comisión de Seguimiento del Convenio compuesta por cuatro miembros: dos personas en representación de la Consejería de Salud y dos personas en representación del Colegio Oficial de Enfermería de La Rioja para, entre otras funciones, proponer líneas de actuación dirigidas a mejorar la relación personal de enfermería-enfermo, en el marco del sistema de salud, realizando un informe anual que incorpore estas recomendaciones.