1 de marzo de 2011

La Rioja registró en 2010 menos siniestros forestales que en 2009, 114 frente a los 118 del año anterior, y se produjo un descenso tanto el número de incendios como en la superficie forestal quemada en un año marcado por la escasez de precipitaciones y por el incendio intencionado, a principios de octubre, en los municipios de Ocón y Ausejo que arrasó el 55% de la superficie forestal total quemada en 2010.

La región tuvo el año pasado 25 incendios frente a los 29 de 2009 y mantuvo el número de 89 conatos con menos de 1 hectárea afectada contabilizados en 2009. La superficie forestal total quemada fue de 283,88 hectáreas frente a las 339,74 del ejercicio anterior.

Datos generales de 2010

-Número de siniestros: 114:
Número de conatos (menos de 1 hectárea): 89
Número de incendios (más de 1 hectárea): 25

-Superficies afectadas:
Terreno forestal: 283,88 hectáreas:
• Terreno arbolado: 24,43 hectáreas
• Terreno no arbolado: 259,46 hectáreas

La superficie forestal media quemada se redujo de las 2,88 hectáreas por siniestro de 2009 a las 2,49 hectáreas y los meses con mayor número de incendios fueron marzo y abril. En estos dos meses tuvieron lugar el 49% de los episodios y se quemó el 12% de la superficie forestal de todo 2010. Además, destacan por su siniestralidad los meses de septiembre, octubre y diciembre en los que tres incendios quemaron más del 70% de la superficie forestal total afectada.
El incendio de mayor extensión se produjo el 3 de octubre en Ausejo y se quemaron de forma posiblemente intencionada 155,29 hectáreas de matorral y monte arbolado.

Desde el punto de vista meteorológico, 2010 fue un año predominantemente seco, especialmente en el periodo estival, y con temperaturas medias ligeramente superiores a la media de los últimos diez años.

Causas de los incendios
Durante el año pasado, el 88% de los incendios obedecieron al factor humano. La mayor parte se concentraron en el valle del Ebro y el 64% fueron intencionados, generalmente originados por prácticas agrícolas inadecuadas como la limpieza de terrenos, ribazos y acequias de riego con empleo de fuego y la quema incontrolada de residuos agrícolas. Le siguen como principales causas las negligencias y otras causas accidentales, que están detrás del 25% de los casos, y los incendios por causas desconocidas, que suponen el 7%. Los incendios provocados por causas naturales suman el 3,5% de los episodios.

Evolución de incendios en La Rioja
El año 2010 ha sido un ejercicio bueno en siniestralidad forestal respecto a 2009 debido a la reducción tanto de la superficie total afectada como de las hectáreas arboladas quemadas y del número de siniestros.

El número de incendios mantiene una tendencia a la baja respecto a la media de la última década y preocupa el crecimiento experimentado por los conatos en los últimos cinco años que, aunque evidencia una mayor eficacia de los medios de detección y extinción, pone de manifiesto la problemática de las quemas sin control por prácticas agrícolas inadecuadas.