3 de mayo de 2010

La Comunidad Autónoma de La Rioja en esta legislatura ha visto reducir la aportación del Instituto de la Mujer en un 37,43% desde el año 2007 respecto a programas y actuaciones dirigidos específicamente a las mujeres. Si la comparación se realiza con respecto al ejercicio pasado, la cifra ha descendido un 17,38%, pasando de 53.012 euros a 43.800 euros.

En el año 2009, el Ministerio de Igualdad habilitó otro crédito denominado Programas de Asistencia Social Integral, por el que a La Rioja le correspondieron 200.000 euros. Este año la aportación del Ministerio de Igualdad es de 158.864,05 euros, lo que supone una disminución del 20,07%.

En total, durante el año 2009 La Rioja recibió 253.012 euros y este año recibirá 203.663,05 euros, lo que supone un descenso del 19,50%. Además, el Ministerio de Igualdad ha cambiado los criterios por los que se realiza la distribución del reparto de créditos en los que sale perjudicada La Rioja.

En la Conferencia de Igualdad, además de mostrar su desacuerdo, La Rioja solicitó que se le incluya un porcentaje mínimo que no le penaliza y que cuentan en otros créditos como el Plan Concertado a través del Ministerio de Sanidad y Política Social en el que tiene fijado un porcentaje de un 0,75% sobre el crédito a distribuir, habiéndole garantizado un 1,5%, justificado porque cualquier criterio que establecen como población, dispersión o insularidad, La Rioja queda afectada por los mismos.

La Consejería de Servicios Sociales destina este año 1.668.000 euros a políticas de mujer, siendo la aportación del Ministerio de 203.664,05 euros.

Víctimas de violencia de género
El número de víctimas de violencia de género en todo el país creció el pasado mes de abril, respecto al mismo del año 2009, un 85%, pasando de 12 a 22, según los datos aportados por el Ministerio de Igualdad durante la reunión mantenida el pasado 26 de abril en Madrid coincidiendo con la Conferencia Sectorial de Igualdad.

Según los datos del Ministerio, todos los meses se ha incrementado el número de víctimas, la mayoría de los agresores habían sido denunciados, no contaban con órdenes de protección y aumentaron las agresiones graves mientras que han descendido el número de denuncias y de órdenes de protección.