10 de noviembre de 2015

La Rioja ha recibido ya a los primeros refugiados, cuatro mujeres de nacionalidad eritrea, con edades comprendidas entre 18 y 21 años y sin vínculos familiares entre ellas, que llegaron a la comunidad el pasado domingo y se encuentran alojadas en el centro de acogida de Cruz Roja, según ha informado hoy el presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros.

En este sentido, ha recordado que, como señalaba el pasado mes de septiembre, La Rioja “está preparada para la acogida de los refugiados, a los que ofrecerá alojamiento, una asistencia urgente y una atención global en materia de educación, sanidad y empleo para que se integren en la sociedad riojana y puedan desarrollar su proyecto de vida”.

El Gobierno de La Rioja, en colaboración con Cruz Roja y en coordinación con el Ejecutivo central, ha aplicado desde el primer momento el protocolo internacional de acogida e integración de refugiados, en consonancia con el marco normativo nacional e internacional que regula las normas de acogida para los solicitantes de protección internacional.

En este sentido, el presidente el Gobierno de La Rioja ha recordado que en septiembre se constituyó la mesa de coordinación regional para la acogida de refugiados, que se ha encargado de realizar un completo inventario de las infraestructuras y recursos asistenciales con los que cuenta la comunidad y lo ha trasladado al Gobierno central.

En cuanto al programa de acogida, se desarrolla en diferentes fases, fase previa de evaluación y derivación, fase de acogida en un centro o dispositivo de acogida, fase de integración y fase de autonomía, y su objetivo es proporcionar a los refugiados atención social, orientación para la salud y atención psicológica, formación, orientación y apoyo al empleo, y actividades ocupacionales.

Por último, y en esta fase previa de evaluación, el presidente del Gobierno de La Rioja destaca la necesidad de asegurar la protección de la intimidad de los refugiados, de acuerdo a las normas reguladoras del asilo y protección internacional, y hace un llamamiento al respeto y la responsabilidad de los medios de comunicación y de la sociedad riojana en general en este proceso de acogida.