25 de enero de 2012

Presentación del balance de la campaña de lucha contra incendios en La Rioja durante 2011

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Íñigo Nagore, ha felicitado a los medios de detección y extinción de incendios y al conjunto de la sociedad riojana por haber contribuido a que el pasado 2011 haya sido otro "año positivo" en la lucha contra incendios tras un descenso tanto el número de siniestros como el de la superficie quemada en La Rioja. No obstante, ha advertido, "no podemos bajar la guardia y debemos seguir trabajando para seguir reduciendo estas cifras".

Nagore, que ha presentado hoy el balance de la campaña de incendios junto al director general de Medio Natural, Miguel Urbiola, cree que el buen trabajo y la efectividad del servicio de detección y extinción durante las sucesivas campañas y la creciente sensibilización social "han sido fundamentales para mantener esta tendencia decreciente, y que el índice de siniestralidad en la Comunidad Autónoma se haya situado por debajo de la media de los últimos diez años, a pesar de que no ha sido un año favorable desde el punto de vista meteorológico".

De hecho, recordó el titular de Medio Ambiente, las excepcionales condiciones meteorológicas y la sequía motivaron la ampliación de la temporada de alto riesgo de incendios forestales hasta finales de octubre.

Durante 2011, La Rioja registró 82 siniestros, 32 menos que en 2010, que afectaron a 62,63 hectáreas de superficie forestal, de las cuales 9,97 eran arboladas. Estas cifras suponen una disminución de 221,25 hectáreas de superficie forestal y 14,46 hectáreas de masa arbolada con respecto a la campaña precedente. Un 82% de los siniestros registrados el pasado año se quedaron en meros conatos. La superficie forestal media quemada en esta campaña se ha situado en las 0,76 hectáreas, un dato que, según ha destacado el consejero, "demuestra el nivel de efectividad de los medios, ya que en la mayor parte de los casos no afectaron a más de una hectárea y no se produjeron situaciones de peligro para los ciudadanos".

Al cierre de la campaña, abril y mayo fueron los meses de mayor siniestralidad al producirse el 27% de los incendios y quemarse el 38% de la superficie forestal de todo el año. En concreto, mayo encabeza el porcentaje por número, con 12 incendios registrados, siendo también en este mes cuando se produjo el suceso más importante por extensión al quemarse 12,3 hectáreas de arbolado y pastizal en una chopera en Haro.

En este sentido, y analizando la distribución mensual de los incendios, se observa un repunte en el mes de mayo respecto a la media del último decenio. El resto del año, destacan los meses de febrero y marzo cuyo número de siniestros se encuentra ligeramente por debajo de la media registrada entre los años 2001 y 2010.

La mayor parte de los incendios se siguen concentrando en el valle del Ebro y su origen mayoritario siguen siendo las prácticas agrícolas inadecuadas como la limpieza de terrenos, ribazos y acequias de riego con empleo de fuego y la quema incontrolada de residuos agrícolas.

Evolución de los incendios forestales en La Rioja
Año 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011

Conatos (<1ha)

75 88 50 40 72 61 73 95 89 89 59
Incendios (>1 ha) 49 39 18 7 33 12 20 15 29 25 23
Siniestros 124 127 68 47 105 73 93 110 118 114 82
Superficie arbolada 16,18 39,02 16,03 12,84 34,95 12,7 8,34 8,02 82,18 24,43 9,97
Superficie desarbolada 297,9 138,5 108,5 22,85 139,1 37,17 61,15 63,45 257,6 259,45 52,66
Superficie forestal 314,1 177,5 124,5 35,69 174,1 49,87 69,49 71,47 339,7 283,88 62,63
Superficie media 2,53 1,4 1,83 0,76 1,66 0,68 0,75 0,65 2,88 2,49 0,76