26 de diciembre de 2010

La Reserva de la Biosfera de los valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama se ha adherido al Club de Producto Turístico ‘Reservas de la Biosfera’, del que únicamente forman parte siete Reservas de tres comunidades autónomas, y que ha sido creado por Turespaña para establecer un método que genere un producto turístico diferenciado por su ubicación en la Red de Reservas de la Biosfera Españolas y permita conocer y disfrutar del patrimonio natural.

La Reserva de la Biosfera riojana ocupa una superficie de 116.669 hectáreas y se extiende prácticamente por la cuarta parte de La Rioja. Un total de 40 municipios, con una población fija de 9.000 habitantes, forman parte de este espacio que en julio de 2003 fue declarado por la UNESCO Reserva Mundial de la Biosfera debido a su homogeneidad geográfica, climática y paisajística de alto valor ambiental.

El Club de Producto Turístico ‘Reservas de la Biosfera’ es un sello territorial basado en un sistema de acuerdos voluntarios por el que se establecen una serie de compromisos que deben cumplir las empresas y gestores de las Reservas miembros. La pertenencia asegura la articulación de productos turísticos diferenciados por su contribución al desarrollo sostenible y permite mejorar la imagen de las Reservas de la Biosfera, sensibilizar a los turistas, mejorar la participación de la población local en la Reserva así como mejorar las cifras de negocio del turismo rural.

El Gobierno de La Rioja, conjuntamente con los ayuntamientos, asociaciones y sector privado de la zona, ha apostado por un modelo de turismo sostenible en la Reserva de la Biosfera de los valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama, orientado a la promoción de los numerosos recursos naturales, culturales, gastrononómicos y etnográficos de esta zona de gran valor.

En la Reserva de la Biosfera riojana, la Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial, junto con los ayuntamientos y la Secretaría General de Turismo, ha puesto en marcha el plan de competititividad turística ‘El paisaje humanizado’ para posicionar a esta parte de la región en el panorama turístico nacional e internacional. Apoyándose en el valor de la marca ‘Reserva de la Biosfera’, plantea estrategias en los campos del turismo rural, familiar, senderismo, gastronomía, cultural, cicloturismo, observación de flora y fauna y geoturismo, con el objetivo de promocionar este espacio como destino turístico atractivo todo el año.

Además, el Gobierno de La Rioja desarrollará el plan de competitividad turística, ‘La senda termal en la Reserva de la Biosfera de La Rioja’ que plantea la creación de un recorrido turístico que enlace los numerosos recursos termales en la zona con los recursos paleontológicos y el parque de paleoaventura ‘Barranco Perdido’.

Asimismo y en su apuesta por la sostenibilidad, la Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial ha llevado a cabo el proyecto ‘R+R. Reserva más responsable’, cofinanciado con la Fundación Biodiversidad, y orientado a fomentar la cultura de la sostenibilidad entre las empresas de la zona. Entre sus acciones más significativas figuran la creación de la marca ‘La Rioja, la Reserva de la Biosfera’, como muestra de una nueva cultura de respeto medioambiental y responsabilidad social para las entidades y empresas ubicadas en la Reserva.