13 de diciembre de 2010

La Vicepresidenta y Consejera de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial, Aránzazu Vallejo, ha visitado esta mañana en el mercado de San Blas los dos establecimientos comerciales de Logroño que por segundo año consecutivo venden trufa fresca de la Reserva de la Biosfera de los valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama.

La actual campaña de comercialización de trufas negras frescas procedentes de las truferas naturales de la Reserva de la Biosfera se inició el pasado día 2 de diciembre y se prolongará hasta el mes de marzo. ‘Frutas Pedro’ y ‘La Casa del Pimentón’ comercializan este exquisito producto gracias al acuerdo alcanzado con los recolectores autorizados de la Reserva de la Biosfera y la Dirección General de Calidad Ambiental.

La iniciativa, organizada por la Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial, pretende favorecer el consumo de la trufa fresca proveniente de la Reserva de la Biosfera, especialmente durante la época navideña, así como promocionar la comercialización directa de este producto de calidad en el mercado de la Plaza de Abastos de Logroño.

La campaña incluye la edición de un tríptico con indicaciones sobre la limpieza, conservación y cocinado de la trufa para divulgar las características de un producto de coste razonable en torno al cual se quiere desarrollar una cultura de consumo que ayude a cuidar, conservar y proteger las escasas truferas naturales que quedan en la sierra y a desarrollar su potencial de cultivo en la Reserva de la Biosfera de los valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama.

Esta actividad forma parte del plan de actuaciones de la Reserva de la Biosfera, que tiene entre sus líneas más destacadas la promoción de la trufa. En los últimos años, se han efectuado plantaciones piloto de encinas micorrizadas, se ha creado un vivero de planta micorrizada, se intentan mantener las truferas naturales que no han sido destruidas y anualmente se viene celebrando con gran éxito de público la Feria de la Trufa, que ha cumplido ya su sexta edición. Actualmente, se está realizando un estudio sobre los tratamientos selvícolas más adecuados para la conservación de las truferas de la Reserva de la Biosfera que incluye acciones como podas y eliminación de restos, desbroces y plantaciones de encina micorrizada.


En la Reserva de la Biosfera existen actualmente unas 70 hectáreas dedicadas a la producción de trufa y más de 20 productores. La campaña de producción de trufa de este año se prevé irregular y los meses de enero y febrero son los de mayor producción.

La Reserva de la Biosfera de los Valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama está apostando por el cultivo y promoción de la trufa como opción económica rentable y sostenible para una zona de 116.669 hectáreas de superficie, que ocupa casi la cuarta parte de la región. Este espacio alberga un total de 40 municipios, con una población fija de 9.000 habitantes, y en julio de 2003 fue declarado por la UNESCO Reserva Mundial de la Biosfera por su homogeneidad geográfica, climática y paisajística de alto valor ambiental.