15 de abril de 2011

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas del Gobierno de La Rioja, Antonino Burgos, y el Director General de Carreteras y Transportes, Antonio García Cuadra, han presentado el informe de accidentalidad de la red de carreteras riojanas, aquellas de titularidad autonómica, del pasado año. Según se desprende de este informe, 2010 ha sido el mejor año para la Seguridad Vial con sólo 115 accidentes con víctimas, la cifra más baja desde 1992, ascendiendo el número de víctimas a 171.

El Consejero de Obras Públicas ha mostrado su satisfacción por estos datos que “no sólo implican una reducción del 10% en el número de siniestros con víctimas sino que nunca había habido en La Rioja un número tan bajo de víctimas mortales”. Por todo ello, Burgos ha adelantado que el Ejecutivo regional mantendrá su inversión en Seguridad Vial”, de 15 millones de euros, “porque estamos trabajando en la línea correcta para disminuir el número de accidentes de tráfico y, los que haya, sean lo menos grave posibles”.

El informe de siniestralidad presentado recoge que, el pasado año, se registraron cinco víctimas mortales, cifra notablemente inferior a la de 2008 y 2009 en la que se totalizaron un total de once víctimas cada año. Desde 1992, nunca se había bajado de ocho víctimas mortales al año. Los cinco decesos se produjeron en la LR-111, en la LR-113, en la LR-115, en la LR-123 y en la LR-287.

Igualmente, si ya en 2009 se habían reducido el número de siniestros a 127, la cifra más baja desde 1993, en 2010 se ha experimentado una reducción del 10,5%, hasta alcanzar la cifra de 115 reseñada anteriormente, experimentándose descensos en todas las tipologías de accidentes salvo en aquellos con heridos graves, que repuntan de 14 en 2009 a 18 en el pasado año (si bien, esta cifra sigue siendo inferior a la media del trienio anterior (2007-2009).

Desde la Consejería de Obras Públicas se subraya que la siniestralidad fue excepcionalmente baja en el mes de diciembre, en el que sólo hubo tres accidentes con víctimas, siendo julio y agosto, como consecuencia del mayor número de desplazamientos por el período estival y las fiestas patronales de nuestros pueblos, los meses que registraron un mayor número de accidentes, con 14 y 13, respectivamente. Este dato sigue reflejando el óptimo comportamiento de la accidentalidad en 2010 ya que en 2009 hubo dos meses que superaron la cifra de 14 accidentes con víctimas; tres meses, en 2008; y seis, en 2007.

Igualmente, la Dirección General de Carreteras ha mostrado su satisfacción porque se ha resuelto la conflictividad existente en la LR-131, a la altura del Polígono de Cantabria, que sólo fue escenario de un accidente leve mientras que en LR-250, entre Puente Madre y Villamediana, se redujeron de cinco a tres el número de accidentes (todos ellos leves). Así, por lo que respecta a este 2011, el Gobierno de La Rioja mantendrá la condición de Tramo de Concentración de Accidentes para la:

- LR-113 (Punto Kilométrico 25,500 al 25,600, en el término municipal de Viniegra de Abajo). En 2010 se produjo una víctima moral y 2 heridos leves si bien desde el Gobierno de La Rioja se ha procedido a implementar más medidas de señalización y balizamiento.

- LR-250 (PK 0,5 al 1,8). Se trata del tramo de Puente Madre a Villamediana.

Por lo que respecta a las carreteras autonómicas con mayor índice de accidentes con víctimas, hay que señalar que en la LR-113, la que vertebra el corredor del Najerilla, es la que presenta mayor conflictividad tanto en número de accidentes con víctimas (12) como en el total de éstas (24); le siguen la LR-115, que da salida a las poblaciones del Alto Cidacos hacia el valle del Ebro en Rincón de Soto, con 10 y 14, respectivamente; la LR-255, que vertebra el Bajo Iregua, con 8 accidentes y 12 víctimas; la LR-111, la del corredor del Oja, con 7 y 11, respectivamente; la LR-123, el corredor que va de Valverde a El Villar y Pradejón, con 5 y 7; o la LR-259, que conecta las localidades de Ausejo, Corera , El Redal y Galilea con Murillo y Villamediana, con cuatro accidentes y 8 víctimas leves.

En cuanto a la distribución de accidentes por meses, hay que señalar que octubre concentró dos accidentes con víctimas mortales mientras que los tres restantes se produjeron en mayo, agosto y septiembre. Además, la mitad de los 18 heridos graves se concentran en enero, febrero y mayo (tres heridos graves por mes) mientras que por lo que respecta a los heridos leves (148 por 158 en 2009 o 175 en 2008), estos tuvieron su cifra más alta en agosto, con 20 (en enero y julio de 2009, hubo 22 y 24, respectivamente) y noviembre, con 17.

Por lo que respecta a los accidentes por categorías de red, se experimenta un cambio con respecto al pasado año ya que, en esta ocasión, la red comarcal fue escenario de 7 accidentes y 4 víctimas más que en la red básica (44 por 51 en cuanto al número accidentes y 70 por 74, el de víctimas afectadas). La red local, de accesos y travesías concentró el resto de accidentes (20) y accidentados (27), destacando nuevamente la baja siniestralidad en las travesías, con sólo un herido leve.

En cuanto a la distribución de la siniestralidad por horas, ésta se concentra en la franja de conducción matinal (de 7.01 a 15.00), con 50 accidentes, y vespertina (de 15.01 a 23.00), con 52, mientras que en la nocturna (de 23.01 a 7.00) sólo se registraron 14 siniestros.

Por lo que respecta a la accidentabilidad, hay que señalar que 55 se corresponden a salidas de calzada mientras que hubo 40 colisiones. Atropellos de peatones (8), de ciclistas (4), de animales (3) así como un atropello a un ciclomotor, un choque contra un árbol y tres vuelcos en la calzada completan la tipología. 2010 deparó, sin embargo, un preocupante aumento de accidentes, en número y gravedad, con motocicletas (los vehículos no turismos fueron protagonistas de 63 de los 115 accidentes con víctimas) en un contexto general de minoración de la siniestralidad.

Estos accidentes se debieron, principalmente, a circular a una velocidad inadecuada (33 siniestros, es decir, el 28,7%), infracción de una norma de circulación (30 accidentes, 26%) y distracción (28 siniestros, el 24,3%).

Plan de Seguridad Vial
Con el objetivo de que en 2011, el número de accidentes y víctimas, ya de por sí bajo, siga decreciendo, el Consejero de Vivienda y Obras Públicas ha recordado las líneas maestras de actuaciones que, en materia de Seguridad Vial, el Gobierno de La Rioja acometerá en 2011. “Pese a la complicada situación económica vamos a mantener la inversión de 15 millones de euros (14.579.875, en concreto) en Seguridad Vial”, ha recordado Burgos.

Esta partida presupuestaria se desglosa en cuatro tipo de ejecuciones: urgentes (110.000 euros), preventivas (9,1 millones), sistemáticas (2,2 millones) y otras actuaciones (3,1 millones).

Así, entre las actuaciones urgentes a realizar, destaca el refuerzo de la señalización y la introducción de medidas de reducción de limitación de velocidad en el tramo de concentración de accidente de Puente Madre, referido anteriormente. Esta actuación tiene una asignación de 110.000 euros.

Las actuaciones preventivas centran el principal esfuerzo inversor ya que se continuará con el acondicionamiento de las intersecciones de la variante de Uruñuela, de la Glorieta de los Sevillas en Arnedo y el de la LR-413 con la LR-111 en Santurdejo, al tiempo que se iniciará la remodelación de las intersecciones de la LR-203 con la LR-309 en Bañares, en fase de licitación, y se contratará el acondicionamiento de la intersección de la LR-208 con la variante de San Asensio. Igualmente, en el ámbito de las actuaciones en el medio urbano, se completará la remodelación de las travesías de Laguna, Ortigosa, Cenicero, Medrano y Rodezno, todas ellas ya iniciadas, así como las de las travesías de Igea, Anguciana y Los Molinos y Pipaona de Ocón, en fase de contratación. Por lo que respecta a las mejoras puntuales, se concluirá el nuevo puente sobre el Río Cidacos en el término municipal de Arnedillo y se emprenderá la mejora del drenaje de la LR-212, LR-232, LR-245 y LR-390.

Las iniciativas del Gobierno de La Rioja en materia de Seguridad Vial para 2011 se completan con la renovación de la señalización y el balizamiento (actuaciones conjuntas que conllevan una inversión de 2,2 millones) y, fundamentalmente, con el convenio con la AP-68 para seguir cofinanciando las medidas de gratuidad, en trayectos de i/v en 24 horas o entre las estaciones de peaje de Cenicero-Agoncillo, para aquellos conductores previstos de Via-T y que supone un desembolso, anual, de tres millones de euros.