28 de julio de 2010

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas del Gobierno de La Rioja, Antonino Burgos, ha comparecido en rueda de prensa para informar sobre los acuerdos alcanzados en el seno de la Conferencia Sectorial de Vivienda desarrollada ayer martes. Burgos ha criticado las modificaciones del Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación adoptadas, unilateralmente en la misma, ya que afectarán a seis mil familias riojanas e implican un recorte cercano a los 58 millones de euros. Para el Consejero de Vivienda, las medidas adoptadas por el Gobierno central, además de lesionar un derecho recogido en la Constitución, suponen "un torpedo en la línea de flotación del acceso a la vivienda de las familias con rentas más bajas y de los jóvenes".

Las medidas adelantadas por el Ministerio son: eliminación de las ayudas en caso de exceso de cupo, supresión de la ayuda a la entrada en la compra de VPO, reducción de las ayudas para la promoción de VPO en alquiler y eliminación de toda ayuda para la urbanización de suelo destinado a VPO. Todo ello en perjuicio, tal y como ha indicado Antonino Burgos, "de más de seis mil familias riojanas que, con estas modificaciones, verán como se dificulta o se le impide el acceso a la vivienda".

El titular de la Consejería de Vivienda ha cuantificado en 57.871.000 euros las pérdidas para la política de vivienda en La Rioja que implica esta imposición. Así, ha recordado que el Ministerio, para este 2010, "elimina cualquier ayuda que exceda los cupos fijados, incluido la reserva del 20% prevista en el Plan". Esta modificación no negociada implica que "835 actuaciones previstas en La Rioja –con un monto de seis millones de euros- no encuentren financiación". Así, de las 440 familias riojanas que se podrían haber beneficiado de esta medida, finalmente, sólo 290 podrán acogerse a ella.

Por lo que respecta al desarrollo en 2011 y 2012 del Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación, los recortes son sustanciosos. Sin el beneplácito del Gobierno de La Rioja, el Ministerio de Vivienda cancela una de las medidas que más beneficiaban a los jóvenes ya que impone "la supresión absoluta de la ayuda a la entrada en la compra de VPO". Esta modificación implica que "2.800 familias riojanas no dispongan de esta ayuda" que, cuantificada económicamente, supone una pérdida de más de 25 millones de euros.

También se reducirá de forma significativa –en un 40%- las ayudas para la promoción de vivienda en alquiler. Este cambio de orientación conlleva numerosas consecuencias: "Si antes se desmotivaba la construcción de vivienda, ahora le toca el turno al alquiler". Con este recorte, La Rioja pierde 13 millones de euros (12.951.000 euros, exactamente) "al tiempo que 192 viviendas –todas ellas destinadas a los riojanos con menor poder adquisitivo- se quedan sin construir".

El cuarto recorte desincentivador afecta a la eliminación total de las ayudas "para la urbanización de suelo destinado a la construcción de VPO". Esta cancelación se cuantifica en más de un millón de euros (1.120.000 euros) y afecta a la edificación de 515 viviendas.

Por último, el quinto ‘tijeretazo’ se traslada a la supresión, el próximo año, de las ventanillas únicas. Esta resolución del Gobierno central supone, en palabra de Burgos, "que no podamos atender este servicio en las cabeceras de comarca pues el Ministerio nos recorta 600.000 euros de subvención".

Antonino Burgos, tras recordar la total oposición del Gobierno de La Rioja a estas medidas "que de la noche a la mañana rompen un acuerdo y dejan a la intemperie a más de seis mil familias riojanas", lamentó que nuevamente la "pésima gestión económica de un Gobierno socialista es pagada por los ciudadanos más necesitados a los que se les dificulta un derecho constitucional como es el derecho a una vivienda". Burgos tildó de "indecentes" estos recortes y criticó la gestión de un Ministerio "que no ahorra ni un solo euro y que mantiene sociedades públicas –como la SPA- que carecen de utilidad". Vaciado de contenido social, Burgos aseveró que "este Ministerio tampoco vale para nada".