15 de julio de 2016

El Boletín Oficial de La Rioja (BOR) publica hoy la Orden de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente por la que se regulan las ayudas para la puesta en marcha de acciones de cooperación con carácter innovador en el ámbito del sector agrícola, ganadero, forestal y agroalimentario. Se trata de una medida transversal que incorpora el Programa de Desarrollo Rural de La Rioja 2014-2020 al entender que la innovación es una vía para alcanzar un modelo de producción sostenible y eficiente de los recursos.

Begoña Martínez Arregui, portavoz del Gobierno regional, ha resaltado que "la innovación es un factor de competitividad de nuestros sectores económicos, también del agrario". Al respecto, ha añadido que "introduciendo nuevos procesos innovadores fortaleceremos un sector determinante para la economía riojana y favoreceremos su sostenibilidad en el tiempo".

El Gobierno de La Rioja, a través de su Plan de I+D+i, considera prioritaria la creación de grupos y redes que compartan y desarrollen conocimientos, productos nuevos y especializados, y servicios. El uso de sistemas de gestión, producción, fabricación y comercialización innovadores es un factor clave para el futuro desarrollo empresarial de la economía riojana en general, y del sector agroalimentario, en particular.

Para ello, es necesario un esfuerzo adicional de colaboración, cooperación y coordinación de todos los actores implicados en el sector agroalimentario, desde las administraciones públicas hasta la sociedad científica y los agentes de la cadena alimentaria, con el fin de conectar la oferta investigadora a la demanda del sector, teniendo presente, al mismo tiempo, la orientación del mercado y el avance tecnológico y comercial.

Grupos operativos

Con estas ayudas se financiará la creación y funcionamiento de grupos operativos vinculados a la puesta en marcha de proyectos pilotos para el desarrollo de nuevos productos, prácticas, procesos y tecnologías en los sectores agrario, forestal y de la cadena alimentaria. Estos grupos, que responden a los objetivos de la Asociación Europea de Innovación (AEI), tendrán como misión definir un proyecto concreto mediante el cual se intentará resolver un problema o aprovechar una oportunidad determinada en los sectores agroalimentario y forestal.

El grupo deber estar integrado por un mínimo de dos actores del sector agroalimentario: agricultores, ganaderos, investigadores, asesores, empresas, cooperativas y sus asociaciones o federaciones, empresas tecnológicas, ONG, consumidores, entidades públicas o cualquier otro agente que desempeñe un papel relevante.

La Orden establece tres modalidades de ayuda: las que favorecen la creación de grupos en materia de productividad y sostenibilidad agrícola; las dirigidas al desarrollo de proyectos innovadores, y las destinadas a equipos que plateen acciones conjuntas encaminadas a la mitigación o adaptación al cambio climático.

La Red Rural Nacional y la Asociación Europea de Innovación serán los dos canales básicos a través de los cuales se realizará la transferencia al sector y la difusión de los resultados que se consigan.