1 de febrero de 2008

El Gobierno de La Rioja sigue trabajando en su compromiso de no perder dispositivos sanitarios, destinando la parcela del antiguo Hospital San Millán a usos sanitarios. De este modo, el complejo previsto por la Consejería de Salud aglutinará la prestación de servicios sanitarios, servicios de educación y formación en Salud y administración sanitaria.

Los nuevos dispositivos formarán lo que Salud ha denominado “Complejo de Salud San Millán”, produciendo así el paso de la antigua Residencia sanitaria Antonio Coello Cuadrado a un moderno complejo que concentra destacados servicios sanitarios en una misma área dentro del centro urbano.

En concreto, en la parcela se ubicará:
-El Centro de Alta Resolución de Procesos Asistenciales “San Millán”, en pleno funcionamiento desde el año pasado.
-La Escuela de Enfermería. Deberá contar con capacidad para 300 alumnos y el espacio estará distribuido en las áreas de Dirección, docencia, apoyo a la formación, mantenimiento e instalaciones. Cumplirá con todas las prescripciones de los Acuerdos de Bolonia.
-Las urgencias extrahospitalarias de la ciudad de Logroño, las emergencias sanitarias y dispositivos del 061, así como los dispositivos sanitarios para casos de catástrofes.
-Dispositivos de Información y Atención al Usuario (tarjeta sanitaria) y servicios de Teleoperación dirigidos a los usuarios del Sistema Sanitario riojano.
-Los servicios administrativos del Área de Salud y de la Consejería de Salud.
-Un aparcamiento público subterráneo con, al menos, 600 plazas y una zona verde.

“Dospero1” gana el concurso de ideas

El proyecto presentado con el lema “Dospero1”, correspondiente a la empresa Carmelo Fernández Militino (TYM ASOCIADOS), ha ganado el concurso de ideas para la redacción del anteproyecto de las obras de construcción de la Escuela de Enfermería y resto de dependencias en el solar que ocupa el antiguo Hospital San Millán, ubicado en la Avenida de la Autonomía de La Rioja.

La Consejería de Salud convocó el pasado mes de septiembre dicho concurso de ideas, que establecía el primer premio en 50.000 euros, y hasta tres accésit por importe de 6.000 euros el primero, 5.000 euros el segundo y 4.000 euros el tercero.

Una vez analizados los 39 proyectos presentados (diez de ellos quedaron excluidos por presentarse fuera de plazo o por estar identificados los autores), el jurado, reunido el 30 de enero de 2008, ha dictaminado otorgar el primer premio al proyecto “Dospero1”. Por su parte, los accésit han recaído en el proyecto presentado con el lema “Nube 2007” correspondiente a la empresa Santiago Buraglia (ALBA BURAGLIA ARQUITECTURA), el primer premio; el proyecto presentado con el lema “Vaciados”, correspondiente a la empresa José Luis Resano Lizaldre (RESANO SOLER ARQUITECTOS S.L.), el segundo premio; y al proyecto presentado con el lema “SWITCH” correspondiente a María Díaz Blanco, el tercer premio.

El jurado del concurso estaba formado por el Consejero de Salud, José Ignacio Nieto, el Secretario General Técnico de la Consejería de Salud, José María Corcuera, la Secretaria General Técnica de la Consejería de Hacienda, Ángela Carnicero, el Presidente del Colegio Oficial de Arquitectos de La Rioja, Domingo García Pozuelo, y Eva Aransay, arquitecto del Gobierno de La Rioja.

El jurado ha valorado los anteproyectos presentados de acuerdo con los siguientes criterios de selección y la puntuación máxima que se establece en cada uno de ellos: Diseño y distribución de espacios (hasta 25 puntos), funcionalidad y versatilidad del edificio (hasta 25 puntos), adaptación e integración al medio urbanístico (hasta 20 puntos), coste de la obra y mantenimiento (hasta 20 puntos) y plazo de ejecución (hasta 10 puntos).

Basándose en estos parámetros, el jurado ha otorgado una puntuación final de 88,91 puntos al proyecto ganador del certamen, presentado con el lema “Dospero1”. Dicho proyecto presentó un coste de la obra y mantenimiento de 14.380.990 euros (por lo que ha recibido 18,3 puntos de 20) y un plazo de proyecto básico y de ejecución de 10 semanas (por lo que ha conseguido 5,88 puntos de 10).

Además, el jurado le ha otorgado 24 puntos de 25 por el Diseño y distribución de espacios, gracias a la innovación técnica y estética. En cuanto a la funcionabilidad y versatilidad del edificio, ha recibido 23 puntos de 25, mientras que por la adaptación e integración al medio urbanístico, le han concedido 18 puntos de 20.

El jurado ha considerado también que la implantación del edificio en la parcela se realizaba de forma muy acertada, puesto que deja libre la zona oeste y une la calle Avenida de la Paz con Joaquín Elizalde, lo que supone un espacio común de acceso para la Escuela de Enfermería y la Consejería de Salud. Ambas instituciones contarán con edificios diferentes y, aunque mantendrán la misma estética, serán fáciles de diferenciar.

El edificio diseñado para la Escuela de Enfermería se caracterizará por su horizontalidad y su planta tipo peine.

Por su parte, el edificio principal se realizará en altura, con una distribución de espacios que permite una comunicación vertical muy rápida. Según el jurado, las fachadas de ambas construcciones se han presentado muy atractivas, de hormigón, vidrio y doble hoja con lamas verticales de vidrio.

En total deberá contar con capacidad para albergar, aproximadamente, a 600 personas, de las que un 30% dispondrá de despacho individual. Además, tendrá aulas de formación, salas de reuniones, salas de espera para visitas, archivo, almacén y zona de atención al público.

Demolición del edificio del San Millán

El Gobierno de La Rioja decidió crear estos nuevos servicios de orden sanitario, una vez confirmada la necesidad de derribar el edificio del antiguo Hospital San Millán y con el objetivo de revitalizar nuevamente esta zona de Logroño.
La parcela, que está calificada como de “Uso Público Dotacional Sanitario Asistencial”, dispondrá de la edificabilidad necesaria una vez que se derribe el edificio del Hospital San Millán.

En este sentido, la Consejería de Salud encargó, a primeros de 2007, un estudio exhaustivo sobre las posibilidades y el futuro de la parcela del antiguo Hospital San Millán a un equipo de técnicos experto en arquitectura sanitaria.

En el estudio, los técnicos aconsejaron al Gobierno de La Rioja la demolición del Hospital San Millán, dado que su rehabilitación parcial era inviable en términos económicos y muy compleja técnicamente.

La conclusión de los arquitectos fue tajante por varios motivos. Según el estudio, si no se derribaba el edificio del Hospital San Millán, la edificabilidad total en el resto de la parcela era de 25.548 metros cuadrados, espacio insuficiente para ubicar en ella nuevos dispositivos sanitarios. Por otro lado, la reutilización del edificio del San Millán actualmente no cumpliría el código de edificación vigente, ya que, entre otros temas, posee deficiente saneamiento y supondría, además, la falta de aparcamientos en la zona.

Un edificio quincuagenario

La primera piedra del antiguo Hospital San Millán se colocó el 15 de Junio de 1948. Inició su actividad el 12 de Septiembre de 1952 como Residencia Sanitaria del Seguro de Enfermedad, con 78 personas, aunque fue inaugurado posteriormente, el 16 de Octubre de 1954, por el General Franco, en el transcurso de su visita oficial a la entonces provincia de Logroño.

El edificio ha sufrido siete remodelaciones en su estructura, la más importante en 1973. En 1979-80 inició la formación de médicos especialistas por el sistema MIR. Hasta febrero de 2007, momento en el que cesó su actividad debido a la puesta en marcha del nuevo Hospital San Pedro, ha sido el hospital general de referencia de la Comunidad Autónoma de La Rioja, perteneciente al Servicio Riojano de Salud.