17 de febrero de 2007

El Presidente de la Comunidad de La Rioja, Pedro Sanz, y el Alcalde de Logroño, Julio Revuelta, han inaugurado las obras de restauración que se han realizado en las cubiertas y el entorno de la ermita del Cristo del Humilladero.

Para llevar a cabo esta intervención en el Patrimonio Histórico de Logroño, la Consejería de Educación, Cultura y Deporte ha incluido en sus Presupuestos de 2007 una subvención nominativa de 54.000 euros destinada al Ayuntamiento logroñés, que se ha regulado en un convenio de colaboración entre las dos Administración regional.

El presupuesto global de la intervención, que ha incluido la intervención en las cubiertas y en el entorno de la ermita, asciende a 114.523 euros. (La subvención del Gobierno de La Rioja, por lo tanto, superara el 47% de la inversión total)

El proyecto de la actuación en este templo ha sido encargado por el Consistorio logroñés con urgencia debido a la urgente necesidad de arreglar la cubierta, ya que se detectaron filtraciones de agua en el interior debido al mal estado de la misma y a que el falso techo se hundió parcialmente, existiendo un alto riego de desplome del mismo.

El programa de las obras ha consistido, a grandes rasgos, en el desmontaje de las tejas y acopio de las que podían volver a colocarse y en el desescombro de los faldones de la cubierta y de la cabecera. Además, se ha consolidado el arco de medio punto y se ha reconstruido la cubierta, mediante una estructura metálica, y el lucernario, con placas de policarbonato.

También se han colocado en las cubiertas onduline y teja cerámica de perfil árabe, así como canalizaciones de acero galvanizado para pluviales. Por último, se realizaron los remates de encuentro de la cubierta con los muros de las fachadas y se pintó la estructura, el techo y las paredes.

Por otra parte, y teniendo en cuenta el deteriorado estado en el que se encontraba la placita que está delante de la ermita del Cristo y el pavimento del interior del templo, se consideró necesario realizar obras de adecentamiento y adecuación de dichos espacios. Además, se instalaron aseos adaptados para personas con minusvalías en el patio anexo del lado oeste.

Ermita del Cristo

La ermita del Cristo es la única que subsiste de todas las que un día rodearon a la ciudad de Logroño, según documenta Jerónimo Jiménez en su libro "Las calles de Logroño y su historia".

La primera gran reforma de la misma que se conoce tuvo lugar en 1878, cuando un logroñés llamado Ayala restauró con su dinero sus quebrantados muros. Años después se añadían a la ermita su pórtico, una de las principales características del edificio, y su campanil.

Jerónimo Jiménez detalla que a principios del siglo XX la ermita estuvo a cargo de Santiago el Real, por estar dentro de su jurisdicción, hasta que a finales de los cuarenta el obispo Fidel García estimó oportuno encargar sus cuidados a los hermanos Capuchinos como parroquia filial de Valvanera.

En 1974 otro obispo, Abilio del Campo, concedió a la ermita la declaración de templo religioso donde "todos los fieles pueden ganar todos los viernes del año, el primer domingo de mayo y el 14 de septiembre (Exaltación de la Cruz), las gracias del Jubileo, siempre que se cumplan las exigencias".

En el verano de 1975 la techumbre de la ermita se hundió y se abrió una suscripción de donantes para su reparación, creando un Patronato integrado por diversas instituciones y particulares. La restauración se inició dos años después.