3 de marzo de 2008

El Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR) acogerá en breve una línea de investigación, que se desplegará hasta el año 2011, cuyo objetivo es obtener un kit predictivo para detectar prematuramente el alzheimer, gracias a la colaboración entre la Consejería de Salud del Gobierno de La Rioja y la empresa Araclon Biotech, S.L.

Dicho proyecto ha sido presentado en la X edición del Simposio Internacional sobre terapias para el tratamiento del alzheimer, que se ha celebrado en Hong Kong del 28 de febrero al 1 de marzo, organizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Ginebra, la Facultad de Medicina de la Universidad de Springfield (Illinois, USA) y el Hospital Universitario de la Universidad de Ginebra.

El proyecto de investigación presentado, que cuenta con un presupuesto de 3.823.213 euros, de los que 1,8 van a ser abonados por el Ejecutivo riojano y el resto por la empresa Araclon Biotech, S.L., situará a La Rioja dentro del panorama internacional de la investigación.

El objetivo de la Consejería de Salud es impulsar las actuaciones de investigación en el campo de las Ciencias de la Salud en el ámbito del Sistema Sanitario Público de La Rioja, promoviendo uno de los cauces de coordinación imprescindibles, como es la colaboración con empresas especializadas.

Por su parte, Araclon Biotech es una empresa de biotecnología aplicada a la salud humana, centrada en el desarrollo de terapias para el tratamiento de enfermedades degenerativas y en su diagnóstico. Sus objetivos son la investigación, el desarrollo y la innovación de técnicas de diagnóstico y de terapias para enfermedades degenerativas incurables hoy en día.

Más calidad de vida a los enfermos

Araclon cuenta con varias investigaciones patentadas sobre las placas beta-amiloides. Con la línea que se va a abrir en el CIBIR se busca la detección precoz de estas placas beta-amiloides en la sangre, antes de que se depositen sobre las neuronas del cerebro y comiencen a paralizarlo, provocando el desarrollo del alzheimer. En definitiva, se trata de obtener un sistema que, mediante un sencillo análisis de sangre, muy sensible, pueda detectar un posible desarrollo de la enfermedad de alzheimer en las personas.

En la actualidad, la presencia de amiloides sólo se puede detectar mediante el análisis del líquido cefalorraquídeo, mediante una punción lumbar y, posteriormente, mediante una resonancia magnética. El problema de ambas detecciones es que se realiza demasiado tarde. El kit predictivo que se desarrollará en el CIBIR facilitará el diagnóstico precoz y dará más oportunidades y más calidad de vida a los enfermos porque cuanto más rápido sea el diagnóstico, antes se podrá avanzar el tratamiento.

Seis investigadores

Los trabajos de esta investigación se van a desarrollar en el Centro de Investigación Biomédica de La Rioja. El equipo humano de la investigación está formado por seis investigadores dirigidos por el Doctor Manuel Sarasa, Catedrático de la Universidad de Zaragoza, experto en Biomedicina, con 25 años de experiencia investigadora.

Por su parte, la Consejería de Salud cede los espacios e instalaciones adecuados dentro del Centro de Investigación Biomédica de La Rioja, así como el equipamiento y la tecnología necesaria para la realización de los trabajos de investigación.