9 de noviembre de 2007

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha visitado esta mañana la nueva estación depuradora de aguas residuales de Nájera, que tratará los vertidos de los municipios de Nájera, Huércanos y Uruñuela.

En el acto también han participado la Consejera de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial, Aránzazu Vallejo; la Directora General del Agua y Presidenta del Consorcio de Aguas y Residuos de La Rioja, Rosa Oliván; el Presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), José Luis Alonso, y la Alcaldesa de Nájera, Marta Martínez.

La planta, que lleva funcionando en periodo de pruebas desde hace seis meses, tendrá capacidad para tratar un caudal diario de 11.000 metros cúbicos y una carga de sustancias correspondiente a la que generaría una población equivalente a 32.000 habitantes.

La construcción de la depuradora de Nájera ha supuesto una inversión de 9,8 millones de euros, financiada en un 85% con fondos de cohesión de la Unión Europea y en un 15% por el Gobierno de La Rioja, a través del Consorcio de Aguas y Residuos de La Rioja.

El Consorcio de Aguas y Residuos de La Rioja ha sido el encargado de redactar el proyecto de la nueva planta, cuya ejecución ha corrido a cargo de Aguas de la Cuenca del Ebro (AcuaEbro) y ha sufrido un importante retraso a causa del cambio en el Gobierno Central, que paralizó esta actuación.

La visita de esta mañana se ha efectuado de forma previa a la entrega definitiva de la nueva depuradora por parte de la Confederación Hidrográfica del Ebro al Consorcio de Aguas y Residuos de La Rioja, a cuya red de depuración de aguas pasará a formar parte próximamente.

La planta de tratamiento de aguas residuales de Nájera aplica tecnología de fangos activados en baja carga, con eliminación de fósforo y nitrógeno, y dispone de línea de agua, línea de fangos y una planta de compostaje de fangos.

Medidas adoptadas desde 1995

Desde 1995, el Gobierno de La Rioja ha realizado un importante esfuerzo para avanzar en la depuración total y el vertido cero, a través de las siguientes medidas:

- Aprobación del Primer Plan Director de Saneamiento en 1997.

- Implantación del canon de saneamiento, tanto para las aguas residuales como para las industriales (con un control de vertidos que garantiza que contaminar resulta más caro que limpiar) en 1997.

- Creación en 1998 del Consorcio de Aguas y Residuos, al que pertenecen todos los municipios riojanos excepto uno.

- Elaboración de un nuevo marco legal, con la promulgación de la Ley 5/2000 de Saneamiento y Depuración de aguas residuales, que garantiza el buen funcionamiento del sistema.

Estas medidas adoptadas por el Ejecutivo riojano han permitido desarrollar un modelo de trabajo muy valorado por otras Comunidades, porque el funcionamiento de las depuradoras está garantizado por el canon de saneamiento, que paga los costes, y un sistema de control de vertidos industriales profesionalizado desde el Consorcio de Aguas y Residuos de La Rioja.

Además, los Ayuntamientos delegan el control del vertido al Consorcio y se garantiza una explotación profesional de las depuradoras.

Depuradas el 85% de las aguas

El importante esfuerzo realizado por el Gobierno de La Rioja ha dado sus frutos en los últimos años. Cabe recordar que en 1995 había pocas depuradoras en funcionamiento y aquellas que estaban en marcha se encontraban obsoletas y con problemas de diseño y dimensionamiento y sin un sistema de mantenimiento.

Desde 1998, se han construido más de 30 depuradoras en La Rioja, con una inversión superior a los 115 millones de euros. En 2006, el porcentaje de depuración alcanzaba el 85% de las aguas residuales de la región y, además, el índice de población con un sistema de depuración conforme o en proceso de construcción superaba el 95%.