4 de marzo de 2008

El Presidente de la Comunidad de La Rioja, Pedro Sanz, ha visitado esta mañana las obras de construcción del Centro de Día para la atención y rehabilitación de las personas con discapacidad psíquica, que promueven el Gobierno de La Rioja y la entidad ARFES ProSalud Mental (Asociación Riojana de Familiares y Enfermos Psíquicos). Han acompañado al Presidente en esta visita la Consejera de Servicios Sociales, Sagrario Loza; la Directora General de Atención a la Dependencia, Carmen Corral, y la Presidenta de ARFES, Montserrat Fernández de Cuevas.

El centro, que tendrá 50 plazas, se construye en la calle Cantabria, nº 33, junto a las instalaciones actuales del Centro Ocupacional que gestiona dicha entidad. El Gobierno de La Rioja financia el 80% del proyecto; es decir, aporta 1.300.927,75 euros para la construcción y más de 200.000 euros para el equipamiento.

En este centro se tratará de recuperar y/o mantener el mayor grado de autonomía personal y social de las personas usuarias con diversos programas de rehabilitación personal, cognitiva, psicológica y social, así como de ofrecer servicios de apoyo especializado a las familias, con el fin de favorecer la permanencia de las personas afectadas por una enfermedad mental crónica en su domicilio y entorno social, en las mejores condiciones de integración, normalización y calidad de vida.

Por ello y con el fin de ofrecer una respuesta efectiva a sus necesidades, se prestarán tratamientos individualizados especializados, como terapia ocupacional, servicios de apoyo y atención a la familia y comedor. También se desarrollarán programas de educación para la salud, psicomotricidad, relajación, autocontrol y manejo del estrés; actividades instrumentales de la vida diaria, educación de adultos; autocuidados y atención personal en actividades de vida diaria; ajuste personal y habilidades sociales; expresión creativa y actividades artesanales y de ocio, tiempo libre y deportes.

El Centro de Día se ubicará en un edificio de dos plantas y sótano. En la planta baja se distribuirán, entre otras dependencias, diversas aulas destinadas al módulo de vivienda, aula de psicomotricidad multisensorial, de informática, artística, de formación y un aula polivalente, así como tres salas de ocio.

En la primera planta se situarán cinco despachos de tratamientos dedicados a prestar atención especializada dirigida a prevenir, paliar y evitar el deterioro derivado de la sintomatología negativa propia de la discapacidad en la enfermedad mental crónica.