26 de julio de 2010

El Presidente de la Comunidad de La Rioja, Pedro Sanz, ha visitado hoy, en el Valle de Ocón, a los 15 jóvenes que participan en el campo de trabajo sobre ‘Recuperación y estudio del patrimonio arqueológico en el yacimiento de Parpalinas’, organizado por el Instituto Riojano de la Juventud, el Ayuntamiento de Ocón y la Universidad de La Rioja.

Pedro Sanz se ha interesado por los restos hallados y por la actividad diaria de los jóvenes que, desde el pasado 14 de julio y hasta final de mes, participan en el campo de trabajo. Estos jóvenes, que cuentan con edades comprendidas entre los 18 y los 26 años, están llevando a cabo una formación práctica, desarrollada en un entorno diferente al habitual de las aulas con el objetivo de conocer las técnicas y los métodos de trabajo propios de una excavación arqueológica.

Por las mañanas, los jóvenes llevan a cabo las tareas de campo y, por las tardes, se dedican a la realización del inventario, clasificación y aprendizaje de dibujo arqueológico, así como a debatir cuestiones relacionadas con la recuperación y difusión del patrimonio cultural.

Restos de una iglesia del siglo V

Las actividades arqueológicas del campo de trabajo tienen por objeto contrastar la veracidad histórica de la información aportada por la Vida de San Millán escrita por San Braulio, conocer en detalle el contexto real en el que vivió el santo anacoreta y rescatar un patrimonio histórico que puede contribuir mediante su puesta en valor a la dinamización del medio rural.

En el enclave de Parpalinas, objeto del campo de trabajo, se han descubierto los restos de una iglesia del siglo V, junto a una casa anexa habitada por aristócratas, que fue visitada a mediados del siglo VI por San Millán de la Cogolla, tal como testimonia en el s. VII el obispo Braulio de Zaragoza al escribir la vida del santo eremita. En Parpalinas, San Millán realizó un exorcismo en la casa del senador Honorio, quien desde ese momento se convirtió en un protector del cenobio emilianense. Durante esta campaña, los trabajos se centrarán en indagar sobre las huellas del santo riojano.

Los hallazgos encontrados muestran el valor arqueológico de este yacimiento, que comenzó a estudiarse en 2005, gracias al apoyo del Gobierno de La Rioja, la Universidad de La Rioja y el Ayuntamiento de Ocón.

Además del trabajo arqueológico, los universitarios también giran visitas a diversos enclaves de interés histórico y patrimonial del entorno próximo, como una forma de ampliar su abanico formativo.

El campo de trabajo pretende vincular a los jóvenes a actividades relacionadas con la recuperación, estudio y divulgación del patrimonio. Va dirigido de manera especial a aquellos universitarios de las ramas de Historia y Humanidades, para que, como futuros titulados superiores, se encuentren lo mejor preparados posible desde el punto de vista profesional y técnico para participar en proyectos de valorización del patrimonio histórico y cultural. Asimismo, esta actividad busca recuperar un importante legado patrimonial y, así, contribuir al desarrollo de las áreas rurales mediante la puesta en valor de ese patrimonio.