20 de octubre de 2011

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha valorado hoy "positivamente" el comunicado del cese de la actividad armada de ETA, que es fruto del "trabajo y el esfuerzo de todos: partidos políticos, jueces, fiscales y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pero ha precisado que a él le hubiera gustado que se hubiera anunciado "la disolución de la banda terroristas".

En este sentido, ha afirmado que deben seguir aplicándose los instrumentos utilizados por el Estado de Derecho que nos han permitido llegar a este anuncio para lograr la disolución. "Es preciso que no dejemos de aplicar las fórmulas e instrumentos de la unidad de todos para conseguir su disolución y que ésta que no sea condicionada ni dialogada, que marque vencidos y vencedores o ponga en primer lugar a las víctimas de la banda, que es lo que quieren ellos, frente a los que han sufrido la violencia de los etarras", ha afirmado Pedro Sanz.

El presidente del Ejecutivo riojano ha indicado que "cuando la unidad de los partidos políticos, el pacto antiterrorista, los jueces, fiscales y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han actuado desde la unidad, los resultados siempre han sido muy positivos, pero cuando ha habido debilidad de quienes han intentado negociar con la banda terrorista, la fortaleza de ésta se ha incrementado".

Pedro Sanz, para quien el hecho de que este anuncio se haya producido en el contexto de una campaña electoral "también tiene su análisis", ha señalado que hay que expresar a las víctimas del terrorismo que vamos a seguir "fuertes y unidos para lograr la disolución total" de la banda y "no vamos a permitir un diálogo con los terroristas al nivel" que ellos marcan. "En este país, sobre aquel que comete un delito tienen que caer el peso de la Ley y, si es un delito de sangre, no hay perdón que valga", ha concluido.