3 de octubre de 2011

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha inaugurado hoy ‘El zapato de chocolate’, las nuevas instalaciones de la conocida pastelería arnedana ‘La Clavelina’, que regentan María Ángeles de Blas y sus hijos Alfonso y David. Durante la inauguración, el presidente del Ejecutivo riojano ha valorado de forma especial "el mérito y la valentía de los emprendedores que, como María Ángeles, deciden seguir invirtiendo en sus negocios y que contribuyen con ello al desarrollo de La Rioja".

Pedro Sanz ha tenido la oportunidad de recorrer este nuevo espacio, situado en el Polígono El Raposal y que estará dedicado en cuerpo y alma al cacao y al chocolate. ‘El zapato de chocolate’ supone un nuevo paso en el desarrollo de este negocio familiar, nacido hace más de 20 años en la Villa de Quel. El presidente riojano ha alabado "el empuje de esta familia y su continuo afán emprendedor, que les ha llevado a buscar constantemente nuevas oportunidades de ampliar y mejorar su negocio".

Este nuevo local pretende ser un espacio multifuncional que combine la venta de chocolates con otras actividades dinámicas y participativas como catas, talleres, cursos y otros eventos. La familia tiene previsto además abrir próximamente una tienda on-line.

‘La Clavelina’ nació hace más de 20 años en un pequeño despacho en la Villa de Quel de la mano de María Ángeles de Blas, una mujer emprendedora y decidida a convertir su pasión y buen hacer repostero en su forma de vida. Desde entonces, la pastelería ‘La Clavelina’ ha evolucionado y cambiado de local en varias ocasiones para impulsar y mejorar el negocio.

Así, alo largo de los años, han ido incorporando maquinaria de última generación en sus instalaciones de obrador, que les ha permitido indagar en el desarrollo de nuevas ideas, técnicas y productos. Su labor de I+D+i ha dado como resultado, entre otros, sus conocidos bombones artesanos de aceite, vino o ciruela, o sus líneas exclusivas de productos aptos para celiacos y diabéticos. Entre sus éxitos se cuenta también su participación en el equipo español de heladería que consiguió crear el mejor helado en la copa del mundo de Rímini 2010.