9 de diciembre de 2011

Pedro Sanz durante su intervención

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha valorado hoy el acuerdo transitorio firmado esta semana con el País Vasco para la atención sanitaria a pacientes alaveses porque "permitirá cuantificar los servicios que presta cada sistema y determinar así las posibles compensaciones económicas para restablecer el equilibrio económico sanitario en La Rioja".

Pedro Sanz considera que el convenio alcanzado esta semana "certifica que La Rioja tenía razón y que sus argumentos han sido plasmados en el documento que finalmente ha firmado el País Vasco" y se ha mostrado convencido de que el acuerdo definitivo será similar a éste. Aunque ha señalado que para él una solución definitiva a la cuestión pasa "por que el Hospital de Leza tenga más servicios y prestaciones".

En cuanto a las posibles compensaciones económicas, Pedro Sanz cree que podrán llegar a través del Consejo Interterritorial, posibilidad que el presidente ve como "difícil", o a través de un acuerdo entre ambas comunidades. "Y si no se llega a un acuerdo, volveremos a la situación inicial y cada comunidad tendrá que pagar sus servicios", ha subrayado.El presidente del Ejecutivo riojano ha indicado que la región que preside "recibe fondos de financiación en función de su propia población y no se le añade nuevos fondos porque exista cercanía con otras localidades". "Cada comunidad tiene la responsabilidad de garantizar la atención a sus ciudadanos por sus propios medios o a través de acuerdos con otras comunidades autónomas, pero nunca de forma irregular como se estaba haciendo y mucho menos queriendo obligar al de al lado a que me preste ese servicio", ha señalado el presidente riojano.

En cuanto a la negociación, Sanz no ha dudado al señalar la deslealtad del Gobierno vasco al filtrar detalles de la misma, "cuando habíamos acordado no informar hasta tener un acuerdo definitivo" y ha señalado que "se ha utilizado a la opinión pública como herramienta de presión para intentar desgastarnos políticamente". "Han intentado confundir a los ciudadanos de La Rioja Alavesa diciéndoles que la responsabilidad de prestarles la atención sanitaria correspondía a La Rioja cuando, sintiéndolo mucho, La Rioja Alavesa no es La Rioja, es el País Vasco y a ellos les corresponde garantizar sus servicios", ha subrayado.

Asimismo, el presidente riojano ha lamentado los insultos recibidos durante el proceso de negociación y se ha mostrado contundente al rechazar calificativos como "insolidario o antivasco". "Lo que hemos hecho es cumplir con nuestra obligación y defender los intereses de La Rioja", ha recalcado, y ha agradecido a los riojanos el apoyo recibido estos días. "La firma del acuerdo es un triunfo compartido con toda la sociedad riojana", ha dicho.