14 de diciembre de 2011

Intervención del presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, en el Comité de las Regiones para defender un un dictamen sobre la promoción de los productos agrícola

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, que ha defendido hoy ante el pleno del Comité de las Regiones (CdR) un dictamen sobre la promoción de los productos agrícolas, ha solicitado a la Comisión Europea que incluya en la reforma de la Política Agraria Común (PAC) "las medidas necesarias para desarrollar una adecuada política de promoción agroalimentaria" porque, ha subrayado, "la promoción es imprescindible para que los productos europeos puedan competir en un mercado cada vez más globalizado".

En este sentido, Pedro Sanz ha explicado que en los textos de la propuesta legislativa sobre la reforma de la PAC no se incluye ningún instrumento de promoción de los productos de calidad -"algo que debe corregirse", ha afirmado- y ha considerado "un acierto" que la Comisión haya abierto una reflexión sobre esta política a través del Libro Verde sobre las medidas de promoción e información para los productos agrícolas: una estrategia de elevado valor añadido europeo para promover los sabores de Europa.

En su intervención, el presidente del Ejecutivo riojano ha asegurado que en La Rioja "sabemos de la importancia de dedicar recursos suficientes a la política de promoción de nuestros productos" y se ha referido, como ejemplo, al sector vitivinícola riojano, que ha realizado un gran esfuerzo en materia de promoción "con recursos propios y durante muchos años, que le ha permitido que sus vinos se comercialicen en todo el mundo".

Para Pedro Sanz, la promoción es fundamental para consolidar el sector agrario como elemento de desarrollo y vertebración de las regiones europeas, sobre todo en aquellas en las que la producción de alimentos de calidad supone una parte importante de su riqueza, por lo que se ha defendido la una política "ambiciosa que permita difundir el modelo de producción europeo, tan exigente con los productores, como hecho diferencial que permita dota de valor añadido las producciones europeas frente a las de terceros países".

Por ello, ha considerado preciso que todas las administraciones públicas, desde la Comisión hasta las administraciones regionales, apoyen "sin dudarlo y de manera ambiciosa la política de promoción agroalimentaria, más aún si tenemos en cuenta la agresividad y recursos que emplean los países competidores de la Unión Europea". Asimismo, ha defendido un incremento sustancial de los presupuestos destinados a estas medidas.

Del mismo modo, el presidente del Gobierno de La Rioja ha asegurado que esta política de promoción debe ser flexible, con un enfoque estratégico y diferenciado en función del producto y del mercado al que se dirige para que sean más eficaces; debe tener en cuenta la necesidad de potenciar los mercados locales y reconocer la contribución de las producciones agrarias a la conservación del medio ambiente debido a la limitación de las emisiones de CO tanto en las fases de envasado y conservación como en la de transporte.

Pedro Sanz ha destacado también la necesidad de poner instrumentos de promoción a disposición de las pequeñas y medianas empresas agroalimentarias para que puedan acceder a la comercialización en el mercado exterior porque son "la "base de la cohesión de nuestro territorio".

Otras de las propuestas realizadas por el presidente del Ejecutivo riojano en el dictamen son situar el sistema europeo de calidad (DOPs e IGPs), "que es la garantía de la calidad y el prestigio de las producciones", como protagonista principal de las acciones de promoción y contar con herramientas de información específicas para hacer frente a crisis alimentarias, con la finalidad de transmitir confianza a los productores y recuperar la confianza del consumidor en un corto periodo de tiempo.

Asimismo, ha defendido la necesidad de redoblar esfuerzos para concienciar a los ciudadanos de que es bueno consumir productos europeos por su elevada calidad y seguridad alimentaria y aprovechar los acuerdos comerciales con terceros países para facilitar la promoción de nuestros productos. Respecto a este último punto, ha precisado que podría aprovecharse el tirón de las marcas comerciales de los productos europeos, pero sin renunciar a identificar el origen del producto, "porque la UE está constituida por una gran variedad de regiones, con culturas y costumbre diferentes, lo que se traduce en una gran diversidad de productos y métodos de producción, sin la que no se entendería Europa".

Por último, ha considerado que la política de promoción puede servir también para hacer frente a los deficientes hábitos de consumo de nuestra población, con campañas de información de hábitos de consumo saludable con productos europeos, o fomentando, por ejemplo, la dieta mediterránea.