14 de diciembre de 2009

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha señalado hoy, durante su intervención en la Conferencia de Presidentes, que la ley de Economía Sostenible, además de llegar tarde y sin el apoyo de las fuerzas políticas, "no será capaz de generar empleo ni empleo masivo ni de manera rápida" cuando, en su opinión: "frenar la incesante destrucción de empleo debe ser nuestra prioridad ahora".

En este sentido, ha destacado que hay que aumentar la eficacia de las políticas activas de empleo y para ello hay que dar "flexibilidad y competencias a las Comunidades Autónomas para organizar y emplear los recursos económicos destinados a dichas políticas y eliminar el modelo actual que otorga alas Comunidades el exclusivo papel de gestores-ejecutores de las mismas".

Pedro Sanz ha calificado la Ley de Economía Sostenible como "decenas de medidas sin concreción ni coordinación, dado que carece de memoria económica que cuantifique y planifique" y ha considerado "difícil" otorgar credibilidad al Gobierno central cuando los presupuestos para 2010 "no sólo no contemplan las prioridades de dicha Ley sino que recortan muchas de las partidas destinadas a medidas básicas de la misma, como la I+D+i, que desciende un 15%".

Por otra parte, el Presidente del Ejecutivo riojano ha manifestado que la Ley busca cambiar el modelo económico y "lo que hay que hacer es desarrollar y evolucionar el que tenemos, mejorando su productividad y haciéndolo más eficiente". En cambio, según ha asegurado, "la Ley destaca por no proponer las actuaciones capaces de estimular la actividad en los sectores más productivos e innovadores y por no modernizar la competitividad en los sectores más tradicionales".

Por último, ha indicado que la Ley se olvida de plantear planes específicos para temas tan relevantes como la reducción de la deuda, la remodelación de la Justicia, la reforma del mercado de trabajo y la recapitalización de la Banca.

En definitiva, Pedro Sanz ha considerado que a esta Ley "le falta ambición en las formas y en el fondo" y será incapaz de dar "las respuestas necesarias a la crisis".