8 de abril de 2010

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha visitado hoy la conclusión de las obras de la travesía de Castañares, una actuación en la que la Consejería de Vivienda y Obras Públicas ha invertido 552.756 euros. Pedro Sanz, que ha estado acompañado por el Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, y por el Alcalde de la localidad, Juan Manuel Martínez, ha destacado que con esta actuación "Castañares cuenta con una calle más, una travesía perfectamente remodelada, que reordenará el tráfico de la localidad y dará más seguridad a los vecinos de Castañares".

En este sentido, ha señalado que esta travesía, convertida en una vía más, será cedida al Ayuntamiento para que éste la incorpore a su viario urbano con el nombre de Calle Miguel Villanueva y ha subrayado que "será la calle más moderna de Castañares y, una vez construida la travesía, una vía de entrada funcional para los vehículos que accedan al municipio desde la LR-111". Así, recordó que recientemente "se ha colocado la primera piedra de la futura variante", intervención en la que el Gobierno riojano invierte casi diez millones de euros.

Con esta obra, ejecutada por la empresa Eduardo Andrés en un plazo de 7 meses, se han mejorado las condiciones de seguridad y tráfico de la travesía (LR-502) al consolidar el ancho de la calzada, dotar de aceras cómodas y seguras para los viandantes y facilitar la conexión del casco urbano con la antigua estación del ferrocarril, además de proporcionar más plazas de aparcamiento para los vecinos de la localidad.

Entre las actuaciones realizadas se ha optado por mantener el trazado de la travesía, con dos tramos claramente diferenciados: el primero de ellos, de 120 metros, se ha ‘semipeatonalizado’, con una anchura de 4,40 metros que habilitará el acceso a los garajes y será de sentido único; mientras, en el tramo restante, de unos 600 metros, se ha mantenido un ancho de calzada constante, de 5,6 metros (con carriles de 2,5 metros y rígolas de 30 centímetros de hormigón).

Igualmente se ha procedido a la reposición de las aceras, de adoquín. Se ha desarrollado en el tramo medio de la travesía, en su lado izquierdo, una zona de aparcamiento en línea de 180 centímetros de anchura mientras que a la altura del colegio y del consultorio médico se ha dispuesto una zona para el estacionamiento en batería. También se ha procedido a la renovación de la red de drenaje y saneamiento, se ha instalado una nueva red de alumbrado y se ha procedido a la renovación de la señalización horizontal y vertical a lo largo de toda la travesía.

Las obras se han completado con la instalación de diferentes elementos urbanos y ornamentales, como bancos de fundición, la renovación del arbolado y la colocación de una barandilla de acero para mejorar los desplazamientos de los mayores, etc.