9 de febrero de 2011

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha presidido el acto de entrega del Balneario de Grávalos al Ayuntamiento de la localidad una vez concluidas, en tiempo récord, las obras de rehabilitación integral emprendidas, en solitario, por el Gobierno de La Rioja y que han supuesto una inversión superior a los diez millones de euros.

A la conclusión del acto de entrega, que ha contado con la presencia del Presidente del Parlamento de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, del Alcalde de Grávalos, Jorge Abad, y del Consejero de Vivienda, Antonino Burgos, Pedro Sanz ha visitado el complejo termal que dotará a Grávalos y a la comarca del Alhama-Linares de un nuevo atractivo turístico y de un polo económico de gran importancia.

El máximo responsable del Ejecutivo regional ha aprovechado su visita a la localidad riojabajeña para señalar que este acto oficial de transmisión "marca el inicio de un año histórico para Grávalos", culminado con la puesta en marcha, después de casi un siglo de olvido, del complejo termal pero "sin olvidar las importantes inversiones realizadas por el Gobierno de La Rioja (adecentamiento de la travesía urbana que cruza el municipio y de los anexos del Balneario) para permitir que esta obra luzca sus mejores galas y ofrezca mejores servicios" de cara a su puesta en servicio, prevista para finales del mes de abril.

La cesión del Balneario de Grávalos, que celebrará este fin de semana una jornada de puertas abiertas para que todos los gravaleños y los vecinos de la comarca puedan conocer de primera mano la rehabilitación llevada a cabo, pone de relieve los esfuerzos del Ejecutivo regional por recuperar un edificio que forma parte del patrimonio gravaleño y, por extensión, de todos los riojanos. No en vano, la rehabilitación de este complejo termal, que será explotado los próximos treinta años por la empresa gallega Tesal bajo el nombre de Centro Tesal-Hotel Bienestar Balneario de Grávalos, refleja la ambición del Ejecutivo regional por poner en marcha una ruta termal que una los Balnearios de Arnedillo, Grávalos, Cervera (La Albotea es una infraestuctura de competencia estatal que se encuentra en proceso de rehabilitación pero que acumula varios años de retraso, pese a iniciarse en 2003) y Fitero, ya en territorio navarro.


El Balneario, por dentro
La rehabilitación del Balneario, ubicado en la LR-385 en la Calle Elorza Aristorena, se inició en septiembre de 2007 y ha sido acometida por la UTE conformada por Ferrovial y la empresa riojana Ismael Andrés, bajo la dirección facultativa de Dionisio Rodríguez (FABER 1900). La actuación ha conseguido mantener la fachada del edificio original que se remonta a 1840, que además de acoger el manantial principal, articula los dos bloques de nueva construcción (uno, destinado a la ocupación hotelera; otro, para distintos tratamientos terapéuticos). La superficie construida se eleva 7.664 metros cuadrados, de los cuales, 2.000 se destinan al sótano y una superficie similar al complejo termal.
El complejo termal aprovechará los recursos hidrológicos del manantial de Fons Podrida, con un caudal de 2-3 litros por segundo, y contará con áreas de tratamiento terapéutico bien para afecciones respiratorias (habrá una sala general inhalatoria, tres salas específicas destinadas para pulverizaciones, sala colectiva de brumas con agua termal micronizada, etc.) bien para dermatológicas (salas con chorros de agua, tres salas de balneación, sala colectiva de bruma, cabinas con duchas circulares, etc.). Igualmente, contará con cabinas para el tratamiento cosmético y una amplia área lúdica con una piscina de 100 metros cuadrados y 1,30 metros de profundidad.
Por lo que respecta a su capacidad hotelera, el Centro Tesal-Hotel Bienestar Balneario de Grávalos contará con 140 plazas, distribuidas en 65 habitaciones dobles, 6 individuales y 2 para personas con discapacidad. La habitación tipo medirá 17 metros cuadrados, con baño de uso individual de 5 metros cuadrados.